EL PSOE suspende de militancia a la alcaldesa de Móstoles y espera que dimita Admitida a trámite una denuncia por presuntas calumnias de Noelia Posse

0
59
Noelia Posse .Fuente Ayto Móstoles

Madrid, 10 oct (EFE).- La Ejecutiva Federal del PSOE ha suspendido cautelarmente de militancia este jueves a la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, mientras que desde el PSOE-M han confiado en que se apee de su postura y dimita, permitiendo que otro socialista gobierne el municipio y evitando así una moción de censura.

 

Tras los polémicos nombramientos de familiares y amigos llevados a cabo por Posse en el entorno del Consistorio, la Ejecutiva Federal del partido ha atendido la petición de la Ejecutiva regional y ha suspendido cautelarmente de militancia a la alcaldesa, a la que, con todo, no pueden pedir su acta de concejal al tratarse de un cargo personal, y no del partido.

Posse, a su vez, había enviado una carta a la Ejecutiva regional pidiendo disculpas por el posible daño causado y solicitando la suspensión cautelar de militancia para poder defenderse y no dañar más al partido.

Según el artículo 93 de los Estatutos Federales del PSOE, aprobados en el 39 Congreso, la Comisión Ejecutiva Federal podrá suspender cautelarmente «a los militantes o afiliados directos sometidos a expediente o que hayan sido denunciados por un órgano del partido en cualquier momento del procedimiento, bien de oficio, a instancia del órgano instructor o el denunciante».

El PSOE, en su Código Ético, deja claro que los cargos públicos socialistas se comprometen a ejercer su cargo de acuerdo a los principios de «austeridad, honradez y ejemplaridad».

Además, según este Código, estos cargos públicos tienen un compromiso de cumplir «elevados principios éticos».

Esta semana, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, aseguraba que los socialistas estaban «sorprendidos y disgustados» con la alcaldesa y le sugería que diese un paso al lado y dimitiese.

Este mismo jueves el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, ha vuelto a lanzar una advertencia a Posse, al asegurar que no apoyarán una moción de censura contra ella si proviene de un grupo de derechas, pero afirmando que «lo estudiaría» si partiera de la izquierda y respaldara a «un alcalde o alcaldesa socialista».

Franco, con todo, ha confiado en que antes de llegar a esa tesitura la alcaldesa dimita y otro socialista gobierne Móstoles.

También de esta manera Franco respondía a Cs y a Podemos, que este miércoles plantearon la necesidad de poner en marcha una moción de censura para apartar a la alcaldesa.

De hecho este mismo jueves el portavoz de Ciudadanos en Móstoles, José Antonio Luelmo, ha iniciado una ronda de contactos con el resto de los grupos municipales para valorar que posibilidades existen para impulsar una moción de censura y se ha reunido con representantes de Más Madrid Ganar Móstoles, la agrupación municipal que abandonó el lunes pasado el Gobierno municipal retirándole su apoyo a Posse.

El líder de Más Madrid, Gabriel Ortega, ha avanzado a la salida de la reunión que en esta primera toma de contacto han venido a «escuchar la propuesta de Ciudadanos», aunque ha reconocido que sobre la mesa todavía no existe ninguna propuesta de candidato alternativo.

El líder de Más Madrid ha querido dejar claro que «una moción de censura en ningún caso puede tener como objetivo cambiar las mayorías que han emanado de las urnas», y ha señalado que «el candidato de cualquier iniciativa solo puede ser el PSOE, porque es el que ganó las elecciones».

 

En la misma línea, el portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyá, ha pedido este jueves al PSOE que «asuma su responsabilidad y proponga un candidato alternativo para formar cuanto antes un gobierno progresista pero limpio».

 

Por su parte, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha cargado contra la alcaldesa y contra el PSOE, que «lo organiza muy bien porque cuando suele ser un caso del PP lo extiende a toda la organización», y en el caso de Posse solo le han dejado a ella «el marrón».

«Es verdad que ella es responsable, pero también lo es la organización, que es quien la puso ahí como candidata», ha dicho, antes de añadir que en este caso se está demostrando un «ejercicio de nepotismo» muy «dañino» para el municipio.

Y mientras tanto, Noelia Posse ha reorganizado su Gobierno tras la salida de los dos concejales de Más Madrid Ganar Móstoles, Gabriel Ortega y Susana García Millán, que este pasado lunes decidieron abandonar el equipo y dejar a la alcaldesa en minoría, y ha reasignado sus funciones a otros miembros de la corporación.

 

Admitida a trámite una denuncia por presuntas calumnias de Noelia Posse

 

El Juzgado de Instrucción número 1 de Móstoles ha admitido a trámite una querella por presuntas calumnias contra la alcaldesa, Noelia Posse, interpuesta por el presidente de la Asociación de Vecinos Coordinadas, Ricardo Zamora, que agrupa a 16 asociaciones vecinales de distintos barrios de la localidad.

Según ha adelantado ‘El Confidencial’ y ha confirmado Efe, el magistrado ha abierto diligencias después de que la regidora socialista acusara a Zamora en una entrevista en una cadena de radio realizada en diciembre de 2018 de haber sido condenado por contratar irregularmente a una persona extranjera para cuidar a un familiar.

La disputa se remonta a marzo de 2018, cuando Zamora, al frente de la Asociación de Vecinos Coordinadas, se convierte en uno de los mayores opositores a la celebración del Festival Amanecer Bailando en el Parque Natural de El Soto, situado en el barrio cuya asociación de vecinos también preside Zamora.

Zamora, junto a otras asociaciones vecinales y colectivos ecologistas, se opuso frontalmente a que dicho festival, que esperaba atraer a 10.000 personas en dicho parque natural, se celebrara por lo que se manifestaron en varias ocasiones frente al Ayuntamiento contra la decisión de Posse.

Desde el Consistorio cedieron en parte y trasladaron el lugar de celebración del festival a otro parque de la localidad, el Prado Ovejero, a lo que también se opusieron tanto Zamora como el resto de asociaciones vecinales y colectivos del municipio, incluido uno de sus socios de Gobierno, Ganar Móstoles.

Desde estas manifestaciones comenzó «una campaña de acoso y calumnias» contra su persona por parte de «algunos medios de comunicación y de miembros del Ayuntamiento», por una sanción administrativa que tuvo que pagar por una infracción «por intentar ayudar a una persona que lo estaba pasando mal», asegura Zamora.

El presidente de las Asociaciones de Vecinos Coordinadas insiste en que «nunca entendió los ataques de Noelia Posse y su equipo» y considera que la campaña «de acoso y derribo» contra su persona solo buscaba «silenciarle a él y al resto de la ciudadanía» que se había movilizado en contra del festival.

El festival Amanecer Bailando se acabó celebrando en septiembre de 2018 rodeado de una gran polémica, provocando las quejas de los vecinos por la contaminación acústica producida por el evento, la suciedad en la que dejaron el Parque Prado Ovejero y aledaños, y el daño a la fauna y a la flora del mismo.

En aquel momento, la Asociación de Vecinos Coordinadas decide romper cualquier tipo de relación con el Ayuntamiento y el propio Ricardo Zamora anunció su abandono de «todos los órganos de participación ciudadana» y su renuncia a acudir al Debate del Estado del Municipio, como era habitual.

Además, esta asociación, junto a otras asociaciones vecinales y entidades agrupadas en la Plataforma por la Defensa de los Parques de Móstoles, llevaron a los tribunales la celebración de aquel festival por los problemas de ruido, suciedad y daños al medio ambiente que éste había provocado.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Móstoles admitió en mayo pasado la denuncia contra la alcaldesa y contra el administrador de la empresa organizadora del Festival Amanecer Bailando, denuncia a la que se sumó posteriormente la Fiscalía y que se acaba de declarar causa compleja.

Además, el propio Zamora interpuso en aquellas fechas una querella por las declaraciones de la alcaldesa en una emisora de radio y después de que él y la regidora no llegaran a un acuerdo en el acto de conciliación previo que es obligatorio a toda querella por injurias y calumnias.

«Prefiero no hablar mucho de este tema porque está judicializado. Solo sé que yo no he cometido ningún delito y la alcaldesa me acusó de ello», ha insistido Zamora, quien reitera que «él pagó su sanción administrativa en su momento, hace ya más de 10 años, y fin de la historia». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here