Casado ve posible gobernar y Sánchez le acusa de reforzar a la ultraderecha

0
114
Pedro Sánchez

Agencias.- El líder del PP, Pablo Casado, ha sacado pecho en esta segunda jornada de campaña y cree que tiene opciones de desalojar de La Moncloa a Pedro Sánchez, quien por su parte ha arremetido contra los populares por no haber aislado a Vox y haber conseguido, por el contrario, hacer fuerte a la ultraderecha.

 

Sánchez ha vuelto este sábado al discurso más recurrente de su campaña de abril, el del temor a que haya un Gobierno apoyado en la ultraderecha, para pedir el voto al PSOE.

Por eso, en Valencia, ha cargado con dureza contra el PP al lamentar que la derecha española, en lugar de aislar a la ultraderecha, ha «unido» a ella «su destino».

Mientras, en la localidad pontevedresa de Lalín, Casado se ha mostrado más seguro que nunca de sus posibilidades, y ha presumido del «empate técnico» que, según ha asegurado, se da ya entre populares y socialistas.

Por eso, el líder del PP ha proclamado que tiene ya «las mismas opciones para gobernar» que Sánchez y ha señalado que puede «dialogar, negociar y pactar» como lo ha hecho el PP en ayuntamientos y comunidades.

Y desde Vox, el líder de ese partido, Santiago Abascal, también ha tenido un mensaje para el líder socialista. Ha acusado a Sánchez de «desenterrar los viejos odios de los españoles» y de hacerlo para intentar «tapar» la «emergencia social» que padecen muchos españoles y la «emergencia nacional» que se vive en Cataluña.

Todo en una jornada en la que se ha conocido la resolución de la Junta Electoral de Barcelona de rechazar el recurso de JxCat y ERC pidiendo que se aplazara el acto del rey el lunes en Barcelona, porque como ha señalado el árbitro electoral, Felipe VI no tiene «adscripción política» y el evento -los Premios Princesa de Girona- es institucional y no electoral.

A pesar de la resolución, el coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, ha acusado a los socialistas de «traer» al rey a Barcelona para «rematar» su campaña.

Y un día después del debate de los portavoces parlamentarios en TVE, siguen las reacciones al momento en el que, al finalizar dicho debate, Aitor Esteban (PNV), no quiso dar la mano a Iván Espinosa de los Monteros.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha advertido de que su partido no va a permitir que «manchen» su nombre quienes basan su discurso en el odio, los «herederos del franquismo». Y ha defendido que a los de Vox «no hay que darles la mano, hay que darles lecciones de lo que es este país, de dignidad y democracia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here