Acepta una pena de 8 años por matar a la mujer que le alquiló una habitación

0
55
Juzgados de Alcorcón

Madrid, 4 nov (EFE).- La Audiencia Provincial de Madrid condenará a ocho años y nueve meses de prisión a Pedro Miguel T.S., después de que haya admitido haber matado a una mujer que le había alquilado una habitación en Alcorcón en agosto de 2017 y tras haber alcanzado un acuerdo con las acusaciones.

La Audiencia ha comenzado este lunes el juicio con jurado a Pedro Miguel, para quien la Fiscalía solicitaba inicialmente una condena de doce años de prisión, petición que ha rebajado para alcanzar el acuerdo, al que se ha adherido la acusación particular.

Han tenido en cuenta que el acusado ha confesado los hechos, ha colaborado en todo momento y ha mostrado su intención de reparar los daños causados.

En su declaración, el procesado ha admitido haber cometido el crimen y lo ha achacado a los efectos de la cocaína, porque -según su testimonio- aún hoy no sabe por qué lo hizo.

El reo ya ha adelantado 23.300 euros a los familiares (padres e hijo) de la víctima por la indemnización de 196.500 euros fijada en concepto de responsabilidad civil. Y ha afirmado que asume pagar los más de 50.000 euros que el Estado ha ingresado al viudo de la víctima, aunque se encontraban separados en el momento de los hechos.

El autor confeso del crimen ha dicho estar conforme con la pena acordada y ha pedido perdón, además de insistir en que va a saldar la deuda, a pesar de haberse declarado insolvente.

Según su relato, apenas llevaba una semana viviendo en la casa de la mujer cuando iniciaron una discusión porque ella creía que había rebuscado en su bolso.

Él cogió un cuchillo, la persiguió y la apuñaló varias veces; luego volvió a su habitación, se puso una camiseta y se fue de la vivienda dejando sin limpiar dos cuchillos en el fregadero de la cocina.

“Salí del domicilio muy asustado, incluso me fui sin cartera y hasta pensé quitarme la vida y no lo hice porque tengo dos hijos”, ha asegurado Pedro Miguel, quien ha añadido que cuando se le pasó el efecto de la droga fue a una comisaría.

La Policía ya tenía conocimiento del crimen, porque una amiga de la mujer había ido a su casa extrañada porque no contestaba a sus llamadas.

La defensa ha asegurado que la cocaína ha convertido al acusado en un “despojo humano” que perdió su familia, su trabajo e incluso cometió un homicidio.

Pedro Miguel T.S. se encuentra en prisión provisional acordada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Alcorcón. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here