Una testigo asegura que El Chicle le dijo que fuera a su coche a pasarlo bien El Chicle pidió a sus familiares que mintieran para tener una coartada

0
62
El "Chicle"

Santiago de Compostela, 13 nov (EFE).- Rosa B.B., una mujer que ha comparecido como testigo en el juicio por el crimen de Diana Quer, ha desvelado que el acusado, José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, la abordó un día en la provincia de Ourense para que subiera a su coche a pasarlo bien.

Fue en la primavera de 2017, quizá en marzo, ha declarado esta mujer, que ese día, en torno a las 19.30 horas, se encontraba en la carretera de Taboadela, cerca de la parada de tren, fuera de su coche y esperando a su marido para irse con él en su vehículo.

«Ven, que lo vamos a pasar bien», le dijo el Chicle, que no llegó a agarrarla porque en ese momento pasó una furgoneta. Pero como su conductor no paró, el acusado volvió a insistir.

La mujer ya había llamado por el teléfono móvil a su marido, que llegó enseguida. Al verle, el Chicle arrancó rápidamente su coche y la pareja le persiguió durante dos kilómetros, pero no pudieron alcanzarle.

Rosa B.B., quien ha reconocido que no podía volverse para mirar al acusado, ha explicado que cuando vio a el Chicle en televisión enseguida supo que era él, aunque en el momento del incidente llevaba el pelo muy corto, «como recién salido de la peluquería».

A la testigo le impresionó tanto que se echó a llorar. Desde entonces le cuesta ver la televisión, ha asegurado.

El Chicle pidió a sus familiares que mintieran para tener una coartada

La exmujer de José Enrique Abuín, alias El Chicle, único acusado del asesinato de Diana Quer, ha insistido en la segunda jornada del juicio, al igual que su excuñada y el marido de esta, en que Abuín les pidió que mintieran para tener coartada la noche en que desapareció la joven madrileña y ha señalado ante el tribunal que en un primer momento creyó su versión, pero ahora ya no.

A preguntas de la fiscal, la exmujer de El Chicle ha asegurado que decidió decir «la verdad» cuando recibió una llamada de los padres de Enrique Abuín diciéndole que estaba saliendo su casa y su hija en la televisión: «Ahí me cabreé y dije que se iba a saber la verdad».

Otra de los testigos que ha prestado declaración es la excuñada del acusado, Elena, con la que vivía cuando ocurrieron los hechos, y que ha coincidido con su hermana Rosario en que Abuín le pidió que «mintiera» ante la Policía para tener una coartada en la noche que desapareció la joven madrileña. «.

Por su parte, Vanesa, hermana gemela de la exmujer de El Chicle, se ha reafirmado en su declaración en que el acusado le había agredido sexualmente e incluso amenazado con posterioridad, cuando ella aún era menor de edad con apenas 17 años.

Además, han comparecido en la vista dos chicas, hermanas, a las que el Chicle abordó el sábado 23 de diciembre, días antes de ser detenido por otro intento de agresión sexual en Boiro, por el que fue condenado a cinco años de cárcel.

Otra mujer ha testificado que el acusado la abordó un día de marzo de 2017, en la carretera de Taboadela en Ourense, y que la invitió a subir a su coche a pasarlo bien, cuando se encontraba cerca de la parada de tren, esperando a su marido para irse con él en su vehículo.

Fiscal: el Chicle encerró a Diana, la violó y la mató

La fiscal en el juicio contra José Enrique Abuín Gey, el Chicle, acusado de la muerte de la joven madrileña Diana Quer, ha asegurado que existen pruebas «sólidas y muchas» de que el procesado encerró, violó y mató a la joven madrileña. «Esta es la verdad», ha enfatizado.

Así se ha expresado la fiscal en su intervención inicial ante el tribunal que juzga al Chicle, quien este martes se sienta en el banquillo acusado de detención ilegal, de violación y de asesinato y para quien el Ministerio Público y la acusación particular piden prisión permanente revisable.

Para la Fiscalía, en la acusación de asesinato concurre también la agravante de alevosía, que «significa indefensión», porque Diana Quer, que estuvo encerrada 25 minutos en el maletero del coche del Chicle, «estaba indefensa y maniatada en una nave deshabitada y en plena noche».

«No podía pedir ayuda y se aprovechó de ella», ha añadido la fiscal, quien acusa también a Abuín de «ensañamiento», que «significa maldad brutal sin finalidad».

El acusado, ha resaltado la fiscal, llevó a Diana Quer hasta una nave deshabitada, «de película de terror», y la mató para «evitar» el descubrimiento del otro delito que había cometido: la violación. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here