13 detenidos por vender móviles que compraban robando datos a sus vecinos

0
59

Madrid, 18 nov (EFE).- La Policía Nacional ha desarticulado en Madrid, con la detención de trece personas, una banda especializada en vender teléfonos móviles que obtenía ilegalmente: comprándolos y haciendo los contratos con identidades de otras personas, normalmente mayores, cuyos datos obtenían robando el correo a sus vecinos.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, once de los detenidos formaban parte del grupo que sustraía datos para conseguir los terminales, todos de alta gama, y dos eran los encargados de venderlos. Así ganaron hasta 40.000 euros.

Con estas detenciones se han esclarecido 35 estafas, 20 delitos de usurpación de identidad y 15 delitos de falsedad documental, cuyas víctimas eran fundamentalmente personas mayores.

La investigación se inició el pasado mes de junio, cuando los investigadores tuvieron conocimiento a través de una denuncia de una empresa de telefonía de que se estaban realizando contratos utilizando identidades falsas.

Mediante esos contratos se adquirían terminales telefónicos de alta gama y se daban de alta líneas de telefonía fija y móvil, a nombre de personas que posteriormente reclamaban no haber hecho tal contratación.

Los agentes comprobaron en un primer momento que todos los contratos reunían un patrón común, al haberse realizado a nombre de personas mayores, y que los terminales telefónicos adquiridos eran entregados en lugares próximos al domicilio real de la persona estafada.

Más adelante constataron que los implicados robaban correspondencia a sus propios vecinos para obtener el número de cuenta bancaria que utilizaban para realizar los pagos habituales.

Con el número de cuenta contrataban el producto facilitando el nombre de su titular, y en ocasiones el de un vecino diferente, para así complicar el posible seguimiento del fraude.

Una vez adquirido el terminal telefónico estaban pendientes del momento en el que se iba a realizar la entrega en el domicilio que habían facilitado y simulaban encontrarse casualmente con el repartidor, facilitando en ese momento los datos del destinatario ficticio.

Tan pronto conseguían los terminales, los propios miembros de la organización o receptadores profesionales les daban salida, lo antes posible, a través de establecimientos de compra-venta.

La investigación finalizó con la detención de once personas por su presunta implicación en 35 estafas, 20 usurpaciones de identidad y 15 delitos de falsedad documental, así como el arresto de otras dos por delitos de receptación.

Una vez arrestados, varios de los detenidos trataron de aportar a los agentes como teléfono de contacto números telefónicos de los que habían obtenido fraudulentamente. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here