El Constitucional rechaza amparar a Junqueras pero rompe su unanimidad

0
122
Sede del Tribunal Constitucional

Agencias.- El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso de amparo del exvicepresident Oriol Junqueras contra su situación de prisión preventiva, en un pleno en el que por primera vez se ha roto la unanimidad con la que hasta ahora ha abordado el fondo de los asuntos relacionados con la causa del «procés».

 

Con 9 votos a favor y 3 en contra, el tribunal de garantías ha sacado adelante la ponencia del presidente, Juan José González Rivas, en una sentencia que se conocerá en los próximos días, en la que niega que se haya vulnerado el derecho a la participación y representación política del líder de ERC.

Sin embargo, tres magistrados han suscrito un voto conjunto discrepante a la decisión del pleno, por lo que ha perdido el consenso mantenido hasta la fecha a la hora de abordar los recursos derivados de la causa del «procés».

El Pleno del Tribunal Constitucional se partió en dos hace unos días al rechazar, por una exigua mayoría, el recurso del Gobierno de Mariano Rajoy contra varios preceptos del Código Civil catalán, dos recursos de amparo del exvicepresidente de la Generalitat.

Esto sucede en un momento políticamente clave: en plenas negociaciones de Pedro Sánchez para amarrar su investidura con la abstención de la formación de Junqueras (ERC), que pide una «mesa de diálogo» mientras en paralelo desobedece al Tribunal Constitucional.

El TC ha decidido hoy sobre el permiso que el juez Pablo Llarena negó a Junqueras y a los también entonces presos preventivos Jordi Sànchez y Joaquim Forn para acudir a la sesión constitutiva del Parlament que tuvo lugar en enero de 2018, tras las elecciones autonómicas de diciembre de 2017 y en las que los tres resultaron diputados electos.

Llarena les negó el permiso para salir de la cárcel al apreciar riesgo de reiteración, delictiva  problemas de orden público que podría implicar su traslado desde Madrid (donde estaban presos) a Barcelona, pero reconoció en todo momento la «radical importancia democrática» de su papel como representantes públicos, por lo que, para no alterar la aritmética parlamentaria, les reconoció la facultad de delegar el voto.

Sin embargo, el ponente de este recurso considera que debió prevalecer el ejercicio de la representación política y que la prohibición de Llarena no se justificó suficientemente.

La mayoría de los magistrados, por contra, consideran que no conceder este permiso no vulneró ningún derecho porque adquirieron la condición de diputado con posterioridad a su imputación e ingreso en prisión y que el ejercicio de ese cargo resultaba incompatible con la situación de prisión preventiva.

Antes de que se conociera el fallo, fuentes del tribunal no ocultaban su preocupación por el hecho de que los magistrados discrepantes suscribieran votos particulares que la defensa de Junqueras pueda luego utilizar ante la justicia europea, donde los presos del «procés» tienen la vista puesta desde el inicio de este procedimiento.

Precisamente evitarlo fue una de las claves de la unanimidad en la sentencia del Supremo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here