Madrid rechaza el informe PISA aunque Educación admite su «rigor»

0
81

Madrid, 3 dic (EFE).- La Comunidad de Madrid ha rechazado los resultados del informe PISA 2018, que le son desfavorables, por una serie de «deficiencias» de las que pide aclaración a la OCDE, mientras que el Ministerio de Educación confía en «el rigor» del informe.

Los alumnos españoles de 15 años han bajado 4,5 puntos en Matemáticas y hasta 9,5 puntos en Ciencias en el informe de 2018 respecto al de 2015, una evaluación que en el caso de la Comunidad de Madrid supone una pérdida de 17 puntos en Matemáticas y de 29 puntos en Ciencias.

Según los resultados publicados este martes por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), Madrid ha obtenido 486 puntos en Matemáticas (503 en 2015) y 487 en Ciencias, frente a 516 de hace tres años.

El informe PISA, referido a 79 países, llega a España este año envuelto en polémica pues han sido aplazados los datos sobre compresión lectora al haber sido detectadas «anomalías» en algunas respuestas de alumnos de varias regiones, entre ellas la madrileña.

El consejero madrileño de Educación, Enrique Ossorio, ha dicho que la Comunidad de Madrid no le otorga «validez» a la parte del informe PISA referida a la región porque los resultados «contaminados» de las pruebas «no reflejan el nivel de nuestros alumnos».

Ossorio ha expresado que el rechazo al informe obedece a la supuesta «contaminación» de las pruebas, «por haber sido extendidas a más países, porque los resultados han beneficiado a países con menor nivel educativo, y porque los problemas con la prueba de lectura han contaminado las de Ciencias y las de Matemáticas».

Según el consejero, los datos divulgados son «absolutamente increíbles y absurdos para la Comunidad de Madrid», y ha añadido que contienen «múltiples errores» en los que no se reconoce «el nivel de los estudiantes madrileños ni la labor de los profesores».

El consejero ha criticado además el «oscurantismo» de la OCDE, una «misteriosa caja negra» que no da explicaciones -aunque se las pide- a los problemas vinculados a las pruebas.

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea regional, César Zafra, ha reiterado que el informe ha sido «bastante controvertido», si bien ha llamado a «trabajar por ver cuáles han sido los errores, detectarlos y poner todas las soluciones posibles».

Desde el Gobierno central, el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, ha expresado su «confianza plena» en «el rigor y la calidad» del informe, del que «nadie discute los estándares técnicos» de sus pruebas, a pesar de las críticas de algunas comunidades como Madrid y Cataluña.

Tiana, que ha comparecido junto a la responsable de análisis de datos de PISA, Miyako Ikeda, ha dicho que «desde el punto de vista técnico de la fiabilidad de la prueba ni yo ni el Ministerio tenemos ninguna duda», y ha agregado que «PISA no ha cambiado y tiene unos estándares de calidad garantizados».

Sobre las críticas a esta edición de PISA, Tiana ha pedido a las comunidades críticas que «dejen de lado los temores de que no es una prueba fiable técnicamente», aunque reconoce que «hay mucho debate académico sobre ella respecto a si cubre todo el espectro educativo o si es la mejor medida de calidad».

Ikeda ha considerado que «las anomalías» detectadas en la prueba de Lectura de algunos estudiantes españoles, que ha provocado que se aplacen los resultados de esta materia en PISA 2018, «no impactan» sobre los de Matemáticas y Ciencias.

La OCDE realiza cada tres años desde 2000 la prueba PISA. La publicada este martes se realizó en España entre los días 16 de abril y 31 de mayo pasados.

La llevó a cabo la empresa Typsa que, según ha recordado Tiana, ganó un concurso de licitación publicado en el BOE; «no hay empresas subcontratadas», ha destacado el secretario de Estado para añadir que «no se pueden achacar las anomalías a que hay una cadena de sustitución de empresas».

Tampoco las anomalías se pueden achacar a los ordenadores utilizados -ha continuado Tiana- porque en algunos la fecha estuviera errónea, nada de eso «invalida» la prueba.

A nivel nacional, según el informe, los alumnos españoles de 15 años han empeorado en sus conocimientos de Ciencias y Matemáticas y se alejan de la media de la OCDE.

En Ciencias los alumnos españoles obtienen 483 puntos (diez puntos menos respecto a 2015, 9,5 según el dato estricto de la OCDE) frente a 489 de la OCDE, y en Matemáticas consiguen 481 (cinco puntos menos que en 2015, 4,5 menos) mientras que en la OCDE también 489.

Con estos resultados España se sitúa en Ciencias por encima de Italia, Luxemburgo e Islandia y en los niveles de Letonia y Lituania mientras que en Matemáticas está por encima de Estados Unidos y a la par que Lituania y Hungría.

Han participado 79 países y medio millón de alumnos (35.943 españoles de 1.089 centros, es decir, el 92 % de la población de 15 años y más del 12 % de los centros con ESO) y encabeza la clasificación China y Singapur.

De los países de la OCDE encabeza la clasificación de Matemáticas Japón con 527 puntos y Estonia el de Ciencias con 530.

Por comunidades, Navarra (503) y Castilla y León (502) son las mejor colocadas en Matemáticas frente a Andalucía (467) y Canarias (460), además de Melilla (432) y Ceuta (411).

Mientras que en Ciencias, Galicia (510) y Castilla y León (501) encabezan la lista y la cierran también Andalucía (471) y Canarias (470), seguidas por Melilla (439) y Ceuta (415). EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here