La mujer asesinada por su ex pidió dos meses antes protección y se le denegó

0
43

Madrid, 5 dic (EFE).- Eliana O.G. murió asesinada presuntamente por su expareja, Said K., en mayo de 2017. Menos de dos meses antes pidió al juez que le impidiera acercarse a ella y le mostró, entre lágrimas, los mensajes con amenazas de muerte que el acusado le enviaba, pero no consiguió esa orden de protección.

Hoy, el jurado que decidirá si Said es autor del asesinato de Eliana, ha podido presenciar el vídeo de esa declaración, fechada el 23 de marzo de 2017, dos días después de presentar la última denuncia de malos tratos contra su marido, en este caso por una discusión que ambos mantuvieron en un autobús en presencia de sus dos hijos, de 3 y 8 años. «Te voy a matar», llegó a decirle él.

Entre lágrimas, Eliana desveló ese día ante el juez, teléfono en mano, algunos de los mensajes amenazantes que había recibido de su marido, con quien estaba en proceso de divorcio.

La víctima reclamaba una orden de alejamiento que le fue rechazada después de un incidente que le había llevado de nuevo a denunciar a Said, habituado a hacerle incluso «brujería», y que durante la disputa la obligó a bajarse del autobús.

La mujer fue asesinada el 12 de mayo de 2017 en una vivienda prestada por una conocida.

El acusado ha declarado en el juicio que al volver a la casa con sus hijos desde un parque cercano se encontró un «bulto» en el suelo al abrir la puerta, la llamó hasta dos veces y, al no recibir respuesta, fue a denunciarlo a la Policía.

Said ha relatado que fue directamente a comisaría junto a los niños para comunicar que «algo raro» había pasado en la casa.

«Me preocupé», ha señalado el acusado, que ha negado que se encontrara forzada la puerta, que abrió con sus llaves.

Ha desmentido así que se hallara en el piso en torno a las seis de la tarde, cogiera un cuchillo de cocina y se abalanzara contra la mujer, de 27 años, asestándole siete puñaladas, como sostiene la Fiscalía, que solicita 31 años de prisión por asesinato, maltrato habitual, amenazas y hostigamiento.

El acusado ha relatado que antes de bajar al parque los niños estaban en una habitación cerrada para evitarles oír comentarios inapropiados para menores de una telenovela sobre el narcotraficante colombiano Pablo Escobar.

Fue en ese momento cuando, según la versión del acusado, Eliana le comunicó que alguien la estaba molestando últimamente, un individuo del que Said no sabe de quién se trata pero al que implica en la muerte de su pareja. «Ella quería salir a bailar conmigo por la noche», ha añadido.

Said ha reconocido también las amenazas de muerte que le envió por teléfono desde que Eliana abandonara en febrero la casa familiar, y ha justificado un mensaje que rezaba que acabaría con su vida en Marruecos, donde era más fácil evitar las sospechas.

«No le iba a hacer daño en un país avanzado, donde lo investigan todo, pero sí en un país del tercer mundo», ha llegado a decir.

El acusado ha confesado sentir celos por las relaciones de la víctima con otros hombres, ya que ha puesto de manifiesto que le enfadaba saber a través de terceras personas que había extraños que iban con sus hijos a comprarles chucherías.

La sesión ha contado además con la declaración en vídeo del hijo mayor de la pareja días después del suceso, cuando en sede judicial explicó haber visto a los padres «peleándose en la cocina, gritos y lloros de mamá». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here