Thunberg deja la marcha en un coche eléctrico por la imposibilidad de avanzar "La Policía nos ha dicho que no podemos seguir así", ha insistido.

0
164
La joven activista sueca de 16 años Greta Thunberg, hoy en Madrid.

Madrid, 6 (EFE).- La joven activista sueca de 16 años Greta Thunberg ha abandonado, entre aplausos, la Marcha por el Clima en un vehículo eléctrico, por recomendación de las fuerzas de seguridad, ante la imposibilidad de avanzar a pie debido a la masiva afluencia de personas.

Thunberg, que ha movilizado a jóvenes de todo el mundo, estaba avanzando no sin dificultad debido al elevado numero de manifestantes y periodistas que colapsaban el paso, desde el cercano centro cultural La Casa Encendida, donde había comparecido ante los medios de comunicación.

En un momento determinado, la joven activista ha tenido que pararse a la altura del Museo del Prado, debido a la «muralla humana» de defensores climáticos de todas las edades, desde grupos de jóvenes a familias con niños.

La adolescente, en inglés y rodeada de una auténtica muralla humana, ha pedido disculpas por tener que irse y ha explicado que la Policía le había recomendado abandonar la marcha a pie.

Junto al coche en el que ha sido trasladada, la joven ha dicho que le hubiera gustado seguir todo el recorrido, pero que tenía el consejo de marcharse: «La Policía nos ha dicho que no podemos seguir así», ha insistido.

Lo ha hecho entre aplausos y gritos de la gente, que clamaba: «Greta, Greta» y «Contra la crisis climática».

Estaba previsto que la activista interviniese al final de la manifestación, en Nuevos Ministerios, aunque se desconoce si se mantiene esta intervención.

La llegada de la joven sueca a Madrid responde a la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas por el Cambio Climático (COP25) que se celebra hasta el 13 de diciembre en la Feria de Madrid (Ifema).

En un principio, la COP25 se iba a celebrar en Santiago Chile, pero la inestabilidad del país hizo que la ONU decidiera cambiar a última hora su ubicación, aunque Chile mantiene la presidencia de la cumbre con España como país de acogida.

La celebración de la manifestación y la presencia de Thumberg ha desplazado por unas horas a las calles madrileña el foco mediático de la COP25 del clima que arrancó el pasado lunes con la participación de cerca de medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno de casi 200 países.

La protesta, con marchas paralelas en Chile, cuenta con el apoyo de 850 entidades como las ONG ecologistas internacionales WWF, Greenpeace o SEO Birdlife y la presencia de líderes políticos, como varios dirigentes de Unidas Podemos.

Junto a ellos, manifestantes con carteles con lemas como «Un planeta, una oportunidad», «Se busca un futuro» o justicia internacional, junto a otros más clásicos, como «No hay planeta B» o «Si el clima fuera un banco, ya lo habríais rescatado» o «Emergencia climática. Medidas políticas ya».

Todo ello junto a elementos como una bola del mundo gigante en llamas, que portan integrantes de Greenpeace, o una pancarta en ingles del WWF en la que se lee «Ahora o nunca».

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here