Bardem se disculpa: El insulto ilegitimiza cualquier discurso y conversación Almeida reprocha a Bardem, "típico listo progre", sus infracciones a Hacienda

0
159
Javier Bardem

Agencias.- El actor Javier Bardem se ha disculpado este sábado por haberse «dejado llevar por un impulso en absoluto constructivo» al llamar «estúpidos» al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y al presidente de EEUU, Donald Trump: «El insulto ilegitimiza cualquier discurso y conversación», ha señalado.

Bardem se ha expresado de esta manera en su cuenta de Twitter después de que ayer durante la lectura que hizo del manifiesto de la Marcha por el Clima llamara a título «muy personal» estúpidos a Trump, y a Almeida, en su caso porque «quiere revertir Madrid Central y permitir circular por la capital a los vehículos contaminantes».

«El insulto ilegítimiza cualquier discurso y conversación. Por eso pido disculpas por haberme dejado llevar por un impulso en absoluto constructivo que flaco favor hace al verdadero mensaje, único y realmente importante», ha escrito este sábado el actor.

Almeida reprocha a Bardem, «típico listo progre», sus infracciones a Hacienda

Pero, claro, a Martínez Almeida no le gustó el insulto, buceó en Google y encontró con qué responderle: a ese «típico listo», pero «eso sí, muy progre», en palabras del alcalde, le condenó Hacienda a pagar 151.000 euros por infracciones tributarias.

Martínez Almeida recurrió a las redes sociales para responder al actor.

A través de su cuenta en Twitter, el regidor respondió al actor: «El típico listo, eso sí, muy progre, que piensa que lo que pagar impuestos no va con él», dejó escrito, junto a un enlace a una noticia en la que se recoge la condena del Tribunal Supremo a Bardem a pagar 151.000 euros por infracciones tributarias.

Seguramente esta pequeña polémica no llegará a más, ni alcanzará la categoría de conflicto diplomático que llegó a provocar unas declaraciones del actor español en 2014 entre Rabat y París.

En la presentación en la capital gala de su película «Hijos de las nubes», Bardem puso en boca del embajador francés en Whashington unas polémicas declaraciones.

«El embajador de Francia en Estados Unidos, François Delattre -dijo Bardem en aquella declaración-, a quien vimos en 2011, nos dijo que Marruecos es una amante con la que se duerme todas las noches, de la que no se está particularmente enamorado pero que se debe defender».

Muy mal sentaron estas palabras al Gobierno marroquí, que las consideró «escandalosas e inadmisibles» y pidió a Francia una reparación, además de considerar que Bardem estaba en campaña contra Marruecos, con un documental sobre el conflicto del Sáhara Occidental que «carece de objetividad» y es «unilateral», decían.

Precisamente, uno de los caballos de batalla del actor ha sido y es ese conflicto y no se ha cansado de exigir a Naciones Unidas, al Parlamento Europeo y a toda institución que se precie que intervengan para solucionarlo.

Muy activa fue su causa en defensa de la activista saharaui Aminatu Haidar, que se puso en huelga de hambre tras ser expulsada por Marruecos.

El activo activismo de Bardem se remonta ya a 2003 contra la guerra de Irak, un rechazo que se escenificó en una de mas manifestaciones más numerosas que se recuerdan en España.

Bardem también estampó su firma ese mismo año contra las ejecuciones de disidentes en Cuba.

Y no se ha guardado lo que pensaba ni en la gala de los Goya. En la de 2014 no pudo evitar referirse a la ausencia del entonces ministro de Cultura José Ignacio Wert. El ministro de la «anticultura», le definió.

El Gobierno del PP con Mariano Rajoy no se ha escapado de sus críticas, hasta el punto que llegó a decir que a ese Ejecutivo le venía bien tanto paro «para que las condiciones laborales sean terribles».

No tardó en responder el entonces portavoz adjunto del PP en el Congreso Rafael Hernando, que le llamó «gran villano» y rebajó las declaraciones del actor a «frivolidades de millonario residente en Miami».

El Open Arms, la Antártida y otro buen número de causas han contado con su defensa activa, desde una ideología de izquierdas y desde una convicción después de ver cómo sus máximos rivales en el terreno de las ideas van subiendo algunos escalones en Europa: «la extrema derecha no va a tener nunca mi miedo». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here