La Asamblea se va de vacaciones sin leyes ni presupuestos

0
73

Madrid, 22 dic (EFE).- La Asamblea de Madrid concluyó este viernes su primer período ordinario de sesiones de la presente legislatura, que ha estado marcado por el estreno de Vox y el arranque de la comisión de investigación de Avalmadrid y se ha clausurado sin que se haya aprobado ninguna ley ni tampoco los presupuestos regionales.

El remozado hemiciclo, que ha asistido al debut de dos nuevos grupos parlamentarios (Vox y Más Madrid), echa ahora el cierre hasta febrero tras tres meses baldíos en el plano legislativo, en los que no ha llegado a debatirse ningún proyecto de ley del Gobierno, que tiene pendiente poner sobre la mesa un proyecto de presupuestos después de haber decidido prorrogar los de 2019.

En cuanto a las leyes propuestas por los grupos, sólo se ha iniciado la tramitación de una, del PSOE, sobre publicidad institucional, cuya toma en consideración aprobó el Pleno el pasado 5 de diciembre.

Sí se han aprobado 25 proposiciones no de ley (PNL), no vinculantes, algunas de ellas no exentas de polémica, como una de Vox a la que se sumaron PP y Cs y que insta al Gobierno a ilegalizar los «partidos separatistas que atentan contra la unidad de España» y pide a la Unión Europea que incluya a los CDR en su lista de organizaciones terroristas.

También dio que hablar otra iniciativa, elaborada por Más Madrid y que salió adelante gracias a la abstención de Ciudadanos, que pide reconvertir el Valle de los Caídos en un «sitio de memoria» y, entre otras medidas, exhumar a José Antonio Primo de Rivera.

LOS TITULARES DEL TRIMESTRE

Estancada, pues, la labor legisladora, el foco ha recaído sobre el control parlamentario al nuevo Gobierno de coalición que integran PP y Ciudadanos, encabezado por Isabel Díaz Ayuso, que ha lidiado semana tras semana con las preguntas del PSOE, Más Madrid, Vox y Unidas Podemos.

Lo ha hecho, ocasionalmente, dando titulares controvertidos: ya en el primer Pleno de la legislatura respondió a una pregunta de Vox sobre la exhumación de Franco del Valle de los Caídos: «¿Y qué será lo siguiente? ¿La cruz del Valle? ¿Todo el Valle? ¿Las parroquias del barrio arderán como en el 36?».

Sobre los menores extranjeros no acompañados, uno de los temas centrales de este período de sesiones, Díaz Ayuso defendió que la Comunidad no tiene competencias ni para expulsar ni para deportar a nadie, ni puede «poner un muro en Aranjuez» ante la entrada de los menores que vienen de Andalucía, ni puede «soltarles en el desierto».

Y, al día siguiente de lanzarse un artefacto explosivo en el centro de menores de Hortaleza, Díaz Ayuso no dudó en enzarzarse con la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, preguntándole «dónde queda su moral cristiana» y denostando la noción de que «si es españolazo, si es de los nuestros, la conducta incívica está bien vista».

Vox, que ha roto consensos parlamentarios firmemente asentados al bloquear declaraciones institucionales contra la violencia machista o por el Día de la Niña, ha hecho de la problemática sobre los menores extranjeros uno de los epicentros de su actividad, al tiempo que ha insistido en traer a colación temas como el aborto o los talleres escolares de educación afectivo-sexual.

En este sentido, trajo cola una intervención de la diputada de Vox Alicia Rubio en la que afirmó que «el feminismo es cáncer», acusó a este movimiento de «representar fraudulentamente a las mujeres», dijo estar preocupada por el «lesboterrorismo» y el «pornofeminismo» y sentenció: «Yo pondría como asignatura obligatoria, en vez de feminismo, costura (…) empodera mucho coser un botón».

La presidenta regional, por su parte, tampoco ha escatimado en críticas contra Podemos, a cuyas mujeres comparó con «las mantis religiosas», por considerar que la formación morada quiere mujeres «débiles, sumisas y dependientes de sus ideologías», y hablando del «matrimonio Ceaucescu en Galapagar» para referirse a Pablo Iglesias e Irene Montero.

EL CASO AVALMADRID

Pero el nombre de Díaz Ayuso también ha sonado, y mucho, fuera del hemiciclo. Fue un caso asociado a ella -la concesión, en 2011, de un aval por valor de 400.000 a una empresa participada por su padre, que nunca fue devuelto en su totalidad- el que dio pie a la creación de la primera comisión de investigación de la legislatura, dedicada a las presuntas irregularidades cometidas en Avalmadrid.

No obstante, la posibilidad de que Díaz Ayuso comparezca en la comisión, como pidieron los partidos de la izquierda, ha quedado, por el momento, anulada, puesto que el PP y Ciudadanos bloquearon desde la Mesa de la Asamblea las solicitudes de que acudiera como compareciente.

Tras una dilatada tramitación, la comisión de investigación de Avalmadrid echó a andar el pasado 17 de diciembre, cuando celebró su primera comisión con comparecientes, en la que los presidentes de la entidad entre 2006 y 2008 (Eva Piera) y 2008 y 2014 (Juan Manuel Santos-Suárez) negaron cualquier responsabilidad en la concesión del aval al padre de Díaz Ayuso.

Está previsto que dicha comisión continúe reuniéndose hasta diciembre de 2020, sin perjuicio de que se pueda aprobar una posible prórroga.

Juan Vargas
EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here