Un estudio pionero con una meta: la curación plena de la leucemia infantil

0
301
Hospital Niño Jesús

Madrid, 29 ene (EFE).- Curar al 100 % de los niños que padecen leucemia. Ese es el objetivo de un estudio pionero coordinado por el Hospital Niño Jesús de Madrid, que para ello persigue identificar nuevos genes que predisponen a esta enfermedad pero no solo en el menor, también en su familia.

Se trata del proyecto Cunina, financiado con 540.000 euros por la Fundación Unoentrecienmil, en el que además del Niño Jesús, participará el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca y el HospitaL Universitario de Düsseldorf (Alemania) y se prevé que dure varios años para conseguir incluso prevenir la leucemia linfoblástica aguda, el cáncer más frecuente en niños.

Y es que si bien este tipo de leucemia en general es una enfermedad poco habitual, prácticamente cada día se diagnostica un nuevo caso hasta alcanzar los 350 al año, de los que el 80 % logra curarse, pero el 20 % no lo consigue.

Esta investigación -que lleva el nombre de la diosa romana Cunina, protectora de los niños- precisamente busca conseguir que ese 20 % se cure pero, además, que el 5 % de los bebés sanos que nacen con una predisposición genética a padecerla no lo haga jamás.

¿Cómo lo intentarán conseguir? Pues, según han explicado este miércoles algunos de los investigadores del estudio en rueda de prensa, a través de la genómica, que identificará y analizará la contribución de las mutaciones en el desarrollo de este cáncer infantil, a través del estudio de cien familias cuyos niños la han padecido.

Según ha explicado Isidro Sánchez, del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, hace años se descubrió que si un niño susceptible a desarrollar leucemia nunca se expone a un ambiente de infecciones -es decir como si viviera en una burbuja- nunca tendrá la enfermedad.

«Como las infecciones se pueden prevenir, entonces habría una oportunidad de que si sabemos quién tiene el riesgo de padecer leucemia y sabemos lo que la desencadena, este cáncer podría evitarse», ha señalado Sánchez.

Por su parte, el responsable de la Unidad de Terapias Avanzadas del Niños Jesús y coordinador del proyecto, Manuel Ramírez, ha señalado que se conocen hasta 90 genes de predisposición al cáncer, pero la investigación va más allá, al estudiar todo el genoma para identificar otros que influyen en esa predisposición.

Ese es otro de los elementos diferenciadores, que analizará los cerca de 30.000 genes del genoma y no solo se centrará en el niño sino también en su familia.

Ese sería el primer paso del proyecto porque el segundo es saber, una vez que se tiene toda esa información, qué hacer con el niño que tiene predisposición y cómo tratarlo para que siga siendo sano y no desarrolle la leucemia linfoblástica aguda.

«De lo que se trata es de entender esa alteración para revertirla. ¿Con una vacuna? Pues podría ser», ha abundado Ramírez, quien ha añadido que conociendo los mecanismos concretos de las enfermedades pueden diseñar tratamientos farmacológicos, cambios en los hábitos de vida así como intervenciones «fáciles y no tóxicas que hagan que todos los niños con presdisposición puedan seguir siendo sanos».

El proyecto, además, validará los hallazgos genéticos encontrados mediante la reproducción de los mismos en modelos animales, con los mismos factores ambientales de los pacientes.

En la rueda de prensa, una madre cuyo hijo ha superado este cáncer, Mónica Bellón, ha destacado la importancia de este estudio porque podría influir también en otros tipos de cáncer.

Desde la Fundación Unoentrecienmil, su director José Carnero, ha confiado en que el estudio logre la curación plena del cáncer porque, ha insistido, para lograrlo solo hay un camino posible: la investigación.

Así, ha destacado que «la leucemia infantil es un enemigo demasiado fuerte para uno solo, pero no para cien mil». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here