Tres años de cárcel para un dominicano por la muerte accidental de su hermano

0
54

Madrid, 12 feb. (EFE).- La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a tres años de cárcel por homicidio imprudente y tenencia ilícita de armas a un joven dominicano, próximo a la banda latina Dominican Don’t Play, que mató a su hermano de forma accidental con una escopeta en un piso del distrito madrileño de Carabanchel.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, considera probado que Euris Ariel A.C., «convencido de que la escopeta estaba descargada», le disparó de forma accidental después de que el arma, recortada en cañones y culata, se le cayera al suelo, como aseguró en el juicio.

El fallo se acerca así al criterio de su defensa, que solicitó dos años de prisión frente a los 22 de la Fiscalía, que le imputaba un homicidio en organización criminal tras una discusión con su hermano y posesión ilícita de armas.

En línea con el veredicto del jurado, que lo declaró culpable de homicidio imprudente pero descartó que perteneciera durante los hechos a la banda latina, la resolución tiene en cuenta las lesiones en la mano derecha del acusado, «lo que implica una menor capacidad y precisión», que sufrió por la agresión con un machete de un rival de los DDP.

Estima probado que fue la víctima quien llevó a la vivienda de los hechos, dentro de una mochila, la escopeta que Euris Ariel A.C. había visto horas antes en manos de otra persona.

El tribunal justifica la condena por imprudencia en que el acusado debió de tener cuidado al manipular el arma porque existía «la posibilidad de que se disparara» y el tiro «alcanzara a alguien».

Y es que, según resalta el fallo, tenía que haber tenido en cuenta el mecanismo de seguro, que prestaba a la confusión sobre si estaba o no activado; las heridas de la mano que limitaban el control de este miembro, que había consumido droga previamente y que había una «muy escasa distancia» con su hermano.

La sentencia reconoce la valoración de los miembros del jurado, para quienes tanto la mano lesionada como la escopeta recortada aumentaron el riesgo de un tiro accidental. Le impone además, como reclamó la fiscal, el pago de una indemnización de 70.000 euros al padre y de 20.000 euros al hermano pequeño.

En el juicio, el acusado declaró que no quiso apretar el gatillo y que acto seguido intentó suicidarse por la ventana mientras gritaba y lloraba, según dijo el vecino que escuchó el disparo y llamó a la Policía, pero uno de sus amigos le detuvo con medio cuerpo fuera.

Los hechos ocurrieron el 4 de marzo de 2018, cuando el fallecido fue a visitar a su hermano, reunido con otras ocho personas en el salón de la casa, donde al enseñarle la escopeta, según relató, se acercó para ver si estaba cargada y entonces se disparó.

Euris Ariel A.C. se había marchado previamente a Francia para vivir con su madre, encontrar un trabajo y alejarse de la banda latina antes de regresar a Madrid para comparecer en un juicio. La progenitora, la novia de la víctima y educadoras sociales descartaron que los hermanos tuvieran una mala relación.

Una vez conocido el fallo, el abogado Jaime Sanz de Bremond ha manifestado su «satisfacción» por una sentencia «que amplía la ya destacable motivación del jurado y avala la petición de la defensa». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here