Piden equiparar la visibilidad de los legados musulmán y judaico en la ESO

0
104

Madrid, 6 mar (EFE).- La Fundación de Cultura Islámica (FUNCI) ha presentado alegaciones al decreto de la Consejería de Educación, que pretende modificar el currículo de la ESO para incluir el legado judaico, y pide «equiparar la visibilidad» del legado musulmán al ser Madrid «la única de las actuales capitales europeas de fundación islámica».

El proyecto de Educación, que altera el actual Decreto 45/2015, busca añadir una hora más de Educación Física, además de «atender las demandas acerca de la necesidad de que el judaísmo y el legado judío tengan una mayor presencia en el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO)», indica la fundación en un comunicado.

Aunque el proyecto «no especifica de dónde proceden esas demandas» en relación al legado judaico, la FUNCI «sí se presenta a su vez como parte demandante» para manifestar «una demanda análoga» para que el legado islámico tenga «una mayor presencia en el currículo de la ESO, en los mismos términos en los que se incluye el legado judío y no necesariamente desligado de este».

La FUNCI remite, en sus alegaciones, a la Recomendación 1162 del Consejo de Europa, aprobada en 1991, sobre «La contribución de la civilización islámica a la cultura europea», ya que los currículos escolares están aún «constreñidos por representaciones sectarias del islam y de los musulmanes».

La región madrileña fue durante varios siglos parte de Al-Ándalus, y que «durante ese periodo surgieron núcleos de población importantes, como la propia ciudad de Madrid, que es la única de las actuales capitales europeas de fundación islámica», añade.

La presencia islámica histórica en Madrid «se prolongó durante casi 750 años, teniendo en cuenta la pervivencia de minorías musulmanas en la región hasta bien entrada la Edad Moderna», a lo que se añaden los 300.000 musulmanes que viven actualmente en la región, un 4,5% de la población madrileña.

Las alegaciones recuerdan que el legado judío peninsular tiene «una estrecha relación con Al-Ándalus, hasta el punto de que el árabe fue la lengua vehicular de muchos de los grandes autores judíos medievales».

Asimismo, «la diáspora sefardí guarda también una estrecha relación con las tierras de mayoría islámica donde se asentó después de su expulsión en 1492».

Advierten que «no debe olvidarse que la represión religiosa y cultural durante la Edad Moderna afectó por igual a judíos y musulmanes, más numerosos los segundos que los primeros», ya que al conocido decreto de 1492 contra los judíos siguieron «medidas análogas contra los musulmanes, que culminaron con la expulsión de los moriscos en 1609».

Dichos hitos represivos «son menos conocidos por el público en general (y el escolar especialmente) y no gozan del respaldo institucional que tiene hoy la reivindicación y el desagravio hacia la cultura judía», según la fundación.

De ahí la importancia de que «se equipare la visibilidad de ambos colectivos y la de sus respectivas, y a menudo entremezcladas, aportaciones a la historia y la cultura españolas», concluye. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here