Pérez-Reverte: «Quien tiene poder usa las crisis para conservarlo»

0
111

Para el escritor Arturo Pérez-Reverte hablar en Twitter de libros «es como hacerlo con los amigos en la barra de un bar» y es lo que ha hecho este domingo al presentar su libro «La cueva del cíclope», que reúne 10 años de tuits sobre literatura, y donde ha hablado también de la crisis del coronavirus.

Un diálogo en el que sus seguidores le han preguntado sobre literatura pero también sobre política y por cómo saber lo que es verdad entre tanta información y así, les ha aconsejado «no fiarse ciegamente de nadie, en especial de quien ejerce el poder, pues suele usar las crisis para conservarlo».

«La cueva del cíclope. Tuiteos sobre literatura en el bar de Lola (2010-2020)», de la editorial Alfaguara, es el título de este libro surgido en el ecosistema digital que salió a la venta el pasado viernes exclusivamente en formato «ebook».

El «bar de Lola» es el punto de encuentro virtual donde Pérez-Reverte charla con sus seguidores en Twitter y que ha abierto puntualmente en la tarde del domingo para la presentación del libro: «Lola acaba de levantar la persiana del bar, así que me acomodo en la barra y pido una caña», anunciaba el escritor a las seis de la tarde.

La obra reúne diez años de tuits sobre literatura estructurados como una larga conversación del escritor con sus seguidores, que le piden recomendaciones de lecturas o le preguntan sobre sus libros publicados, su proceso de trabajo o sus gustos literarios.

Diez años hace ya que está en Twitter, ha recordado el autor, que llegó a la red social siendo un «pardillo en esto» pero que ahora tiene ya «el colmillo tuitero retorcido con siete vueltas».

Este domingo era inevitable que el diálogo tuitero del autor con sus seguidores, más allá de recomendaciones de libros, fuera hacia la situación generada por la pandemia del coronavirus.

«No creo que este virus nos haga mejores personas. Nueve mil años de memoria escrita de la humanidad lo prueban. Y si lo hiciera, en una generación se habrían olvidado las buenas lecciones. Esta vez no tiene por qué ser diferente», ha respondido el escritor a uno de ellos.

Sobre lo que no ha querido opinar es sobre política en relación a esta crisis y ha recordado que ya advirtió hace un par de semanas que «en vista del aluvión de opinadores de ambos sexos» que se veía venir prefería quedarse al margen, algo de lo que no se ha arrepentido.

Lo que sí ha aconsejado es aplicar «un punto de sentido común y otro de saludable escepticismo» a lo que se oye sobre la pandemia, como a todo: «y no fiarse de nadie, en especial de quien ejerce el poder, pues suele usar las crisis para conservarlo».

También se ha mostrado convencido de que «lloverán novelas y películas sobre el coronavirus hasta aburrir», aunque ha garantizado que él no lo hará.

Preguntado por si ve algún Sidi en la actualidad, en referencia al título de su novela sobre el Cid Campeador, el escritor ha dicho que estos días hay muchos: «los que jugandosela y dispuestos a pagar el precio están dispuestos a que los sigan con «valor nobleza y decencia», «aunque no sean los que algunos que salen en la tele dando conferencias de prensa creen que son».

También ha hablado de las relaciones entre escritor y lector, «una relación directa, íntima y personal. El autor se siente justificado y el lector hace suyo lo que el autor cuenta».

«Leer es lo importante. Escribir es relativo», ha indicado el escritor en uno de sus tuits.

También le han pedido sus «amigos del bar de Lola» libros que tuvieran directa o indirectamente relación con el confinamiento: «La montaña mágica», «El húsar en el tejado», «La peste», «El conde de Montecristo», «El desierto de los Tártaros», «La partida de ajedrez», «Diez negritos», «Los silencios del coronel Bamblé», «El cero y el infinito»… han sido algunos de los títulos que ha citado.

Muchas preguntas se le han acumulado a Pérez Reverte durante más de dos horas, tantas que ha tenido que avisar en alguna ocasión: «Llegan docenas y docenas de tuits y se llena el bar. Les ruego no se incomoden si no puedo responderlo todo, o las prisas me hacen meter la pata. Hago lo que puedo mientras pido cañas para todos».

Carmen Naranjo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here