La Asociación Judicial Francisco de Vitoria ha pedido al Ministerio de Justicia y al Consejo General del Poder Judicial que levanten la suspensión de actuaciones impuestas al inicio del estado de alarma, ya que «es paradójico que los ciudadanos puedan ir a la terraza de un bar, pero no a un juzgado».

La Comisión de Coordinación de Crisis de la COVID-19 en la Administración de Justicia acordó este jueves mantener la fase 1 de la desescalada, lo que supone continuar con la prestación del servicio con entre un 30 y un 40 por ciento de la plantilla.

La Asociación Francisco de Vitoria considera «injustificada» esa decisión, que se traduce en el «secuestro del Poder Judicial» y una «flagrante vulneración» de derechos para los usuarios de la Justicia, asegura en un comunicado hecho público este viernes.

Recuerda que esta asociación, la segunda de jueces y magistrados más representativa de España, fue «de las más beligerantes» en pedir el cese de la actividad judicial cuando estalló la pandemia por el evidente riesgo de contagios masivos.

Y ahora reclama formalmente, en sendos escritos, «que se reinicien los plazos procesales y se retome la actividad en los juzgados con las medidas de seguridad necesarias y en justa proporción a lo que ya han empezado a hacer otros sectores profesionales y servicios públicos».

«No deja de ser paradójico que se puedan consumir bebidas en una terraza, pero no se puedan incoar demandas en defensa de los derechos de los ciudadanos», lo que supone una «grave limitación y flagrante vulneración» de la tutela judicial efectiva y el derecho a un juicio sin dilaciones indebidas, sostiene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here