Getafe, 20 may (EFE).- El Ayuntamiento de Getafe ha anunciado la apertura de su mercadillo semanal durante el próximo sábado en horario de 10 a 14 horas en el Recinto Ferial.

El consistorio ha avanzado que se va a ampliar el espacio destinado al mercadillo para que todos los puestos tengan cabida en el nuevo diseño, que requiere el cumplimiento de las distancias de seguridad que establece la normativa.

La distancia mínima entre los puestos será de 3 metros, se habilitarán dos entradas y dos salidas y se señalizarán las distancias a mantener entre los clientes.

La Policía Local será la encargada de controlar las entradas y salidas al recinto, así como de establecer los flujos de entrada y salida para evitar los cruces entre las personas y controlar el aforo permitido.

El consistorio ha recordado la obligatoriedad del uso de mascarillas entre los clientes y los vendedores, que deberán estar provistos de guantes, de gel hidroalcohólico, de pañuelos desechables y de papeleras.

Además, la empresa pública de limpieza LYMA reforzará la limpieza y la desinfección de los puestos y de la zona, aumentando también el número de contenedores, ha precisado el Ayuntamiento de Getafe en un comunicado.

Cada puesto podrá tener un máximo de cuatro vendedores, de forma que no se acumulen más de ocho personas por puesto en el caso de la alimentación, mientras que en los puestos de textil y otros artículos habrá como máximo dos vendedores y un máximo de 6 clientes por puesto.

El concejal delegado de Vía Pública, Jorge Rodríguez, ha señalado que se trata de “una medida más para reactivar la economía en la ciudad” y ha reseñado que los puestos del mercadillo no tendrán que pagar la tasa por la ocupación del espacio público durante el estado de alarma y que la misma quedará en suspenso hasta 2021. 

Los mercadillos de la capital podrán reabrir a partir del próximo lunes

Los veintiséis mercadillos que había en la ciudad de Madrid antes de la crisis del coronavirus podrán abrir a partir del próximo lunes, 25 de mayo, una vez reciban autorización de las juntas de distrito en los que están situados.

El Ayuntamiento lo ha anunciado este miércoles en un comunicado en el que advierte de que tendrán que extremar las precauciones de higiene y seguridad y seguir rigurosamente las indicaciones establecidas por las áreas implicadas ya enviadas a las juntas de distrito.

El Rastro no está incluido entre estos mercadillos al ser competencia de la junta del distrito de Centro, según han aclarado a Efe fuentes municipales. 

Queda así levantada la suspensión de los veintiséis mercadillos de los distritos adoptada en dos decretos anteriores (12 de marzo de 2020 y 25 de marzo de 2020) por el Consistorio a fin de armonizar el criterio del equipo de Gobierno con el del Gobierno central.

Además del decreto de la delegada levantando la suspensión, cada concejal de distrito dictará una resolución determinando las condiciones particulares de reapertura y funcionamiento de cada uno de los mercadillos de sus distritos en cumplimiento de las condiciones de seguridad e higiene determinadas por la autoridad competente, añade la nota.

El 16 de mayo el Gobierno central anunció el paso de la Comunidad de Madrid a la llamada fase 0,5 del plan de transición hacia una nueva normalidad. Esta fase intermedia entre la 1 y la 2 incluye la posible apertura de los mercadillos. Desde ese instante, el Ayuntamiento de Madrid, gracias al trabajo conjunto del Área Delegada de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana y del Área de Economía, Innovación y Empleo, envió a los distritos instrucciones estableciendo cuáles son las condiciones que los mercadillos deben cumplir para retomar su actividad.

El decreto 20 de mayo lleva aparejada la adecuación de las medidas necesarias de seguridad e higiene por parte de los distritos a la situación  específica de cada mercadillo.

En virtud de este decreto, solo podrán instalarse el 25 % de los puestos (con preferencia de productos alimentarios y de primera necesidad); el aforo permitido no superará un un tercio respecto del aforo habitual que tendrá que ser rigurosamente controlado para evitar aglomeraciones.

Además, la señalización de entrada y salida, de distancias de seguridad e itinerarios únicos y la presencia de cartelería informativa de carácter general, serán medidas imprescindibles como lo será también que los puestos estén perfectamente higienizados, que no exista manipulación directa de alimentos, que los puestos guarden una distancia mínima de 2 metros ordenados de manera lateral y 6 metros cuando se encuentren enfrentados o que el vendedor manifieste de forma explícita la preferencia de pago con tarjeta frente al pago en efectivo.

“Estas medidas implican por una lado, nuestra firme apuesta por el comercio de venta ambulante que es parte medular de la actividad económica de la ciudad y por otro, la voluntad de que su reapertura se haga con las máximas garantías de seguridad y de salud para los madrileños”, explica la titular del Área Delegada de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana, Silvia Saavedra.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here