Los museos reabren, pero El Prado, Thyssen y Reina Sofía lo harán en junio

0
166
Museo del Prado, la pinacoteca más importante del mundo en pintura europea.

Celia Sierra.

Madrid, (EFE) .- Algunos museos, galerías de arte y salas de exposiciones ya han reabierto o han anunciado su vuelta con la llegada de la fase 1 y 2 al territorio español, pero para volver a ver las obras que cuelgan en el Prado, el Reina Sofía o el Thyssen-Bornemisza habrá que esperar hasta junio.

Los tres principales museos españoles, que cerraron sus puertas el 12 de marzo, llevan semanas preparándose para transformar sus instalaciones a la nueva normalidad, aunque la mayor parte de sus trabajadores siguen trabajando desde casa, según han explicado a Efe fuentes de las tres pinacotecas.

Cuando el Gobierno anunció el plan de desescalada, estas tres pinacotecas, que forman el llamado Triángulo del Arte madrileño, ya advirtieron que su prioridad era la seguridad y anunciaron que seguramente sería más tarde de lo permitido, así que mañana, cuando Madrid entre en fase 1, no reabrirán.

Todo apunta a que la reapertura será a principios de junio pero todo depende de la situación epidemiológica, según señalan fuentes de los tres museos a Efe.

Mañana tampoco reabrirá la veintena de museos nacionales dependientes del Ministerio de Cultura diseminados por el territorio nacional, como el Museo Sorolla en Madrid, el del Greco en Toledo, el de Arte Romano en Mérida o el de Altamira en Cantabria. El viernes pasado la Dirección General de Bellas Artes emitió una nueva orden para prolongar su cierre hasta el 7 de junio.

Esto no significa que no lo harán hasta entonces, pueden hacerlo antes si están preparados, pero fuentes ministeriales aseguran que aunque ya pueden reabrir legalmente necesitan tiempo no solo para adecuar sus instalaciones sino también para proveerse, por ejemplo, de gel hidroalcoholico o mascarillas que necesitarán sus empleados y los visitantes.

LA NUEVA NORMALIDAD DEL ARTE

Las pautas de la nueva normalidad de los museos, pequeños y grandes, las marca el Ministerio de Cultura, que ha repartido una guía con recomendaciones. Además de una reducción del aforo a un 30 por ciento en fase 1, el distanciamiento social marcará las nuevas visitas: dos metros entre cada visitante, mascarilla obligatoria, visitas individuales salvo para personas que convivan, no habrá folletos, audioguías, ni consignas.

Se instalarán dispensadores de gel, mamparas de protección en mostradores y se restringirá el uso de los ascensores a casos excepcionales. También se potenciará la entrada online y el pago con tarjeta, entre otras medidas.

Cada museo y cada centro de arte es un mundo. No es lo mismo adecuar las instalaciones del Museo del Prado, el quinto más grande del mundo, que el de una pequeña fundación de arte, donde el recorrido puede ser demarcado con facilidad, o un museo con muchas vitrinas -que quitan espacio de visita- que otro con solo cuadros.

En la Fundación Mapfre de Madrid, por ejemplo, el aforo ha tenido que ser calculado con las vitrinas de la exposición «Giacometti-Rodin», una excepcional exposición de esculturas de ambos genios, que apenas estuvo abierta seis semanas y que ampliarán hasta el 23 de agosto.

La Fundación Mapfre abrirá como los museos nacionales entre el 1 y el 8 de junio, y lo hará con medidas similares. «Vamos a intentar potenciar la venta de entradas en línea, y hemos modificado el horario para hacer más fácil la visita», señala a Efe Nadia Arroyo, directora del Área de Cultura de la fundación, que abrirá hasta las 9 de la noche.

A finales de junio, tres de las esculturas de la muestra -una de ellas «El hombre que camina» de Giacometti- deberán volver a su prestamista, pero la exposición continuará.

Y es que además de adaptar sus instalaciones los museos trabajan estos días para reorganizar su calendario de exposiciones, que ha quedado completamente trastocado.

En el caso de Madrid, la magnífica «Rembrandt y el retrato de Ámsterdam», del Thyssen, y la de Mario Mertz, del Reina, se han ampliado hasta finales de agosto, por ejemplo. «Invitadas» que no pudo llegar a inaugurarse en el Prado por el confinamiento se reubicará en el calendario, según fuentes de la pinacoteca.

EN SUS PUESTOS DE SALIDA

Tras más de dos meses cerrados, poco a poco los museos comienzan a reabrir o a poner una fecha para hacerlo. El primero fue el Centro Botín en Santander hace dos semanas, luego llegó el IVAM en Valencia y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla y esta semana se espera que abran varios centros de referencia como los de Málaga.

El Museo Picasso, el Centro Pompidou y el Carmen Thyssen malagueños han fijado su apertura este martes, 26 de mayo, mientras que en Bilbao, el Guggenheim y el de Bellas Artes, lo harán el 1 de junio.

Los museos más pequeños de varias regiones también han reabierto o lo harán en breve: en Madrid el CA2M o la Casa Natal de Cervantes abren esta semana, y en Asturias y Murcia sus museos ya están a pleno rendimiento.

También la mayoría de las galerías de arte, que podía abrir como pequeño comercio en fase 0, está en un su mayoría abierta desde esta semana.

Entre las medidas adoptadas para incentivar las visitas, están los casos del IVAM, que ha decidido poner la entrada gratuita hasta finales de año o el Museo Picasso de Málaga, que permitirá ver la exposición «Genealogías del arte o la historia del arte como arte visual», también gratis.

Estas medidas son fundamentales en estas primeras fases de desescalada, ya que los museos reconocen que al principio puede ser difícil alcanzar el 30 por ciento del aforo reducido de las primeras fases. A la reticencia a visitar espacios públicos se suma la falta del visitante internacional, que en el caso del Thyssen, el Reina y el Prado, supone el 60 por ciento de los visitantes totales.EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here