Los disturbios raciales por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía el lunes pasado en Mineápolis, se extendieron por ciudades de todo Estados Unidos, con incendios, saqueos y enfrentamientos entre manifestantes y agentes antidisturbios.

En Mineápolis cientos de manifestantes desafiaron el toque de queda impuesto y, como en las últimas tres noches, repitieron esta madrugada los incendios, actos de vandalismo y saqueos de comercios.

Floyd, de 46 años, murió el pasado lunes tras ser arrestado por la Policía.En una grabación de vídeo que muestra lo ocurrido, puede verse a un agente hincando su rodilla sobre el cuello de Floyd mientras este permanece tumbado en el suelo y esposado tras ser detenido por la supuesta falsificación de un cheque.

Las protestas por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd llegaron este viernes a la Casa Blanca, donde un nutrido grupo de manifestantes se unió al grito de «no puedo respirar».

La movilización en principio pacífica derivó en escaramuzas con los policías y agentes del Servicio Secreto tras la detención de al menos dos de los manifestantes, lo que fue respondido con botellas de plástico lanzadas por algunos de los presentes, según los medios locales.

Los gritos de «no puedo respirar» llegan hasta la Casa Blanca

Durante varios angustiosos minutos, Floyd trató de pedir ayuda y grita en repetidas ocasiones que no puede respirar pero ello no le valió para que el agente liberara la presión que ejercía con su rodilla hasta que se produjo el fatal desenlace.

Por el momento, los cuatro agentes involucrados en la detención han sido despedidos y el policía que acabó con la vida de Floyd, Derek Chauvin, ha sido también acusado de asesinato. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here