Agencias.-Con una rodilla en el suelo, rostros afligidos y gestos de disculpa. Así han tratado de pedir perdón un centenar de policías en EE.UU. durante la oleada de protestas tras el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un agente de Mineápolis.

Este gesto, aplaudido por muchos por su simbología, también ha sido tachado de «insuficiente» y «teatral» por manifestantes y críticos de la policía, tanto en declaraciones a medios locales como en redes sociales.

Una de las imágenes más populares de las últimas horas la protagonizó el jefe del Departamento de Policía de Santa Cruz, Andrew Mills, blanco y uniformado, al arrodillarse al lado del alcalde de esa urbe, Justin Cummings, negro, durante una de las manifestaciones convocadas en esa ciudad, a unos 120 kilómetros al sur de San Francisco.

En Los Ángeles, un grupo de policías también se arrodilló esta semana junto al alcalde de esa ciudad, Eric Garcetti, durante unas protestas convocadas enfrente de su residencia gubernamental.

El legado de Kaepernik

El ahora famoso gesto fue iniciado en 2016 por Colin Kaepernick, exjugador de la liga profesional de fútbol americano (NFL, en sus siglas en inglés), cuando decidió hacerlo para protestar contra la violencia policial contra las minorías mientras sonaba el himno estadounidense antes de iniciar un partido.

Obama dice que las protestas reflejan «un cambio de mentalidad» en EE.UU.

El expresidente estadounidense Barack Obama alentó este miércoles a los jóvenes que han liderado las protestas por la violencia contra los afroamericanos a continuar para asegurarse de que producen cambios, y opinó que el movimiento refleja un «cambio de mentalidad» inédito en la historia del país.

En una charla organizada por su fundación, el primer presidente afroamericano de EE.UU. (2009-2017) aseguró que no está del todo de acuerdo con las comparaciones de las protestas actuales con los disturbios registrados tras el asesinato de Martin Luther King en 1968, porque «hay algo diferente» en el movimiento actual.

El exmandatario agregó que «aunque algunas protestas se han visto empañadas por las acciones de una minoría enana que se implicó en violencia, la mayoría de los estadounidenses sigue pensando que las protestas están justificadas», algo que «no habría pasado hace 40 o 50 años».

«Hay un cambio de mentalidad que está sucediendo, un mayor reconocimiento de que podemos hacer las cosas mejor», opinó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here