Nepal se rebela contra el sistema de castas por una historia de amor

0
151
Nepal

Agencias.- Nepal está viviendo una reacción sin precedentes contra los abusos que viven los dalits o intocables, situados en el eslabón más bajo del sistema de castas hindú, después de la muerte a golpes de un joven de esta comunidad y cinco de sus amigos por una historia de amor con una chica de casta superior.

El confinamiento por el coronavirus no ha impedido las protestas en Katmandú y otras localidades nepalíes contra la matanza, además del inicio de investigaciones independientes por parte del Gobierno y de autoridades regionales, o las condenas de Naciones Unidas, la Unión Europea y organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Aunque la ancestral discriminación por castas sigue muy vigente a pesar de una legislación que trata de impedir este tipo de delitos, el conservador país del Himalaya se ha visto sacudido por este último crimen contra los intocables, víctimas de abusos al límite de la deshumanización.

El equipo de investigación formado por cinco miembros de la Asamblea Provincial de Karnali, región en el oeste de Nepal donde ocurrió el incidente el 23 de mayo, concluyó que la historia de amor entre el dalit y la joven de casta superior propició la matanza.

«El incidente está claramente motivado por la discriminación basada en la casta», afirmó a Efe la diputada de la Asamblea Provincial Sita Nepali, que formó parte del equipo que redactó el informe tras investigar lo ocurrido en el remoto distrito de Rukum.

UNA HISTORIA DE AMOR IMPOSIBLE

Todo comenzó hace un año, cuando el joven de 21 años Navaraj BK, del vecino distrito de Jajarkot, conoció a Sushma Malla, de 17, durante un evento deportivo en Rukum y se enamoraron. La relación continuó y en abril anunciaron que se casarían, pero los padres de la novia, de casta superior, rechazaron al joven por ser dalit.

Sin embargo, lejos de rendirse, el 23 de mayo el joven decidió poner rumbo a la casa de su novia acompañado de una veintena de familiares y amigos, pero la madre de la chica lo expulsó a gritos, llamándolo «dum», en relación al grupo dentro de los dalits que se dedica sobre todo a la limpieza de letrinas o la recogida de basura.

Ya de regreso, y sin la chica, unos 200 vecinos de la familia de la joven los emboscaron cerca del río Bheri que separa los distritos Jajarkot y Rukum. «No había escapatoria».

«Todo el pueblo nos atacó lanzándonos piedras. Los que no pudieron correr fueron golpeados sin piedad», relató Khadka, que se salvó del linchamiento tras saltar al río.

El joven enamorado y cinco de sus amigos no tuvieron tanta suerte: asesinados a golpes, sus cuerpos sin vida fueron arrojados luego a las aguas del Bheri. Otros resultaron gravemente heridos.

DISCRIMINACION BASADA EN LA CASTA

Durante décadas, Nepal ha luchado por abolir la discriminación basada en la casta y en 1963 introdujo un código civil para convertir estos ataques en un delito punible.

Además, en 2011 se promulgó la Ley de Intocabilidad y Discriminación y la Constitución nepalí de 2015 brinda protecciones claras para los dalit, que representan el 13 % de la población de este país de mayoría hindú.

«A pesar de estas disposiciones legales, la violencia contra los dalit no se ha detenido», explicó a Efe la activista por los derechos de los dalit y exguerrillera maoísta Parbati BK.

Un informe publicado por la Asociación de Mujeres Dalit, basado en datos oficiales y denuncias policiales, indica que el número de casos de violencia sexual contra mujeres intocables encabeza la lista en el país, unos crímenes motivados por una sensación de impunidad de las castas superiores sobre estas «mujeres-objeto».

Así, el 23 de mayo, el mismo día que mataban a golpes al joven enamorado y a sus cinco amigos, aparecía colgada de un árbol una dalit de 12 años después de que la obligaran a casarse con su violador, de casta superior.

Ese mismo mes, la dalit Samundra Pariyar recibía una paliza por parte de tres mujeres de una casta dominante por tocar el mismo grifo de agua del que se abastecían, al considerar que la intocable había contaminado la fuente con su impureza.

Esta discriminación ancestral y otros abusos llevaron a dalits como Parbati a unirse a la guerrilla maoísta en busca de «derechos igualitarios» y combatir en una guerra civil contra el Gobierno nepalí que dejó entre 1996 y 2006 unos 17.000 muertos, y que llevaría, tras el acuerdo de paz, a la proclamación en 2008 de una república federal democrática tras 239 años de monarquía.

«Luchamos para poner fin a la intocabilidad y a la discriminación basada en la casta. Tuvimos éxito a la hora de promulgar una serie de leyes, pero aún así la discriminación basada en la casta todavía predomina» en la sociedad nepalí, lamentó la guerrillera. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here