Madrid rebasa los topes de polución en 2019 pese a Madrid Central

0
168
Distrito Centro

Madrid, 24 may (EFE).- La ciudad de Madrid ha vuelto a rebasar en 2019 los índices de calidad del aire marcados por la Unión Europea, debido a la superación del límite de dióxido de nitrógeno (NO2) en dos estaciones, según Ecologistas en Acción, que pese al incumplimiento subraya la «mejoría notable” de los datos gracias a Madrid Central.

En un estudio presentado este martes de forma telemática, Ecologistas en Acción analiza los datos relativos a la calidad del aire recogidos en más de 800 estaciones desplegadas en toda España y, por primera vez, en los aeropuertos de Málaga, Gran Canaria, Barcelona, Alicante y Madrid, que se añaden a los puertos del Estado incorporados al informe en 2017.

En el caso de Madrid, solo dos de las 24 estaciones de medición de la capital, la de Escuelas Aguirre y Plaza Elíptica, “registraron concentraciones medias anuales superiores al valor límite anual establecido por la normativa (40 microgramos de NO2 por metro cúbico), con la media de la red por debajo de dicho valor límite”.

Por ello, en el informe elaborado, se considera que “pese a la persistencia del incumplimiento legal el mejor resultado desde que se dispone de registros”.

En concreto, Escuelas Aguirre y Plaza Plaza Elíptica rebasaron el límite anual, con 51 y 53 microgramos por metro cúbico. Además, Plaza Elíptica tuvo 18 superaciones del máximo horario de 200 microgramos por metro cúbico, el tope de la normativa.

Pese a no haber logrado el objetivo, Ecologistas habla de una “significativa caída de la contaminación urbana” que relaciona “con la puesta en marcha en noviembre de 2018 de la zona de bajas emisiones denominada Madrid Central.

Esta “mejoría notable” en su primer año de aplicación beneficia según este colectivo tanto al “área de tráfico restringido como de la ciudad en general”.

Ecologistas analiza también el resto de contaminantes, tanto en la capital como en el conjunto de la región y concluye que “toda la población madrileña respiró en 2019 un aire perjudicial para la salud”, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la legislación vigente.

Solo los 87.000 habitantes de la Cuenca del Alberche tuvieron la calidad del aire que marca la normativa.

La organización achaca la polución al “elevado tráfico motorizado que circula diariamente por los corredores de acceso y salida de la capital, así como el intenso tráfico que tiene lugar en su interior”.

Y señalan que “la contaminación generada en el área metropolitana de Madrid se extiende por todo el territorio madrileño” provocando “la formación de ozono troposférico que incide muy negativamente durante los meses estivales en zonas tan alejadas como la Sierra Norte, la Cuenca del Alberche o la Cuenca del Tajuña”.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha llamado al diálogo, la cooperación y a mirar al futuro para resolver el problema de contaminación en la capital y ha dicho tender la mano a Ecologistas en Acción para mejorar su plan antipolución, Madrid 360.

«El futuro de Madrid es Madrid 360, estrategia que abarca los 21 distritos, todas las fuentes de contaminación», ha señalado Almeida en un acto preguntado por el informe de Ecologistas en Acción.

En su informe, Ecologistas estima que cerca de 30.000 personas murieron en España por polución en 2019 y 44 millones de personas, el 94 % de la población, y la mitad del territorio español estuvieron expuestos a niveles de contaminación superiores a los recomendados por la OMS.

Un problema específico que analiza el informe es el impacto de los principales puertos y aeródromos de España en la calidad del aire de las ciudades en las que se ubican.

La coordinadora de transportes de Ecologistas en Acción, Nuria Blázquez, ha recordado que «la navegación aérea representa el 7 % de la contaminación por NO2 en España y es el medio de transporte más contaminante por pasajero», por lo que ha pedido «un decrecimiento de la aviación» mediante «un impuesto al queroseno y a los billetes».

Los aeropuertos de Barcelona y Madrid registraron numerosas superaciones de los estándares legales de ozono, y en los puertos de Almería, Motril (Granada), Santander, Barcelona, Tarragona y Escombreras (Murcia) se superaron los límites legales de partículas y NO2.

El contaminante que presentó una mayor extensión y afección en 2019 fue, un año más, el ozono troposférico, cuyos niveles se han mantenido en general estables debido al incremento de las temperaturas y de las olas de calor durante el verano.

Los principales episodios de contaminación tuvieron lugar en la segunda quincena de febrero (por partículas y NO2) debido a las bajas precipitaciones y la estabilidad atmosférica, y a finales de junio y a mediados de julio (por ozono). EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here