Descubren un fármaco que frena el crecimiento de los tumores de mama y colon

0
89

Madrid, 17 jul (EFE).- Un grupo de científicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha demostrado que un fármaco anti-hipertensivo, que actualmente está en circulación, evita el crecimiento y la angiogénesis de los tumores de mama y colon, con lo que se abren las puertas a una nueva terapia contra el cáncer.

El trabajo, publicado en ‘Nature Communications’, está firmado por investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto de la UAM y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), también vinculados al Ciber de Enfermedades Raras (Ciberer-ISCIII) y al Instituto de Investigación Hospital 12 de Octubre (i+12-UAM).

Siguiendo la estrategia de reposicionamiento de fármacos, este equipo ha descubierto el “gran potencial” antitumoral del nebivolol, un fármaco anti-hipertensivo que evita el crecimiento y la angiogénesis de los tumores, según explica la Autónoma madrileña en un comunicado.

La primera firmante del trabajo, la doctora Cristina Nuevo Tapioles, explica que comenzaron su análisis de buscar fármacos activadores e inhibidores de la respiración mitocondrial con el objetivo de encontrar las bases moleculares de la disfunción mitocondrial en estas enfermedades, y sus potenciales terapias.

Para ello, han estudiado un conjunto de más de mil fármacos ya aprobados para su uso en pacientes con distintos tipos de enfermedades.

En su trabajo, los investigadores encontraron trece compuestos pautados para el tratamiento de cinco enfermedades, además del cáncer, que cumplen un criterio «muy restrictivo» como inhibidores de la respiración mitocondrial, entre los que destacaba el nebivolol, que se emplea como anti-hipertensivo en la enfermedad cardiovascular.

Los investigadores descubrieron que las células de muy distintos tipos de tumores (como el de mama, de colon y de pulmón) expresan receptores que quedaban bloqueados por el nebivolol, lo que inhibe la respiración mitocondrial de las células tumorales “sin causar efecto sobre células no tumorales”, aseguran los autores.

La acción del nebivolol sobre la mitocondria de la célula tumoral se ejerce a dos niveles, y tiene como consecuencia el déficit energético y un notable daño oxidativo.

Además, el tratamiento con nebivolol también inhibe la proliferación de las células endoteliales, que son necesarias para generar los vasos sanguíneos que alimentan a los tumores para su crecimiento, agrega la UAM.

En resumen, los autores aseguran haber descubierto un nuevo fármaco para el tratamiento del cáncer que ya está aprobado para su uso en humanos, lo cual «abre un futuro esperanzador para los pacientes con cáncer».

Ahora, llaman a que se desarrollen ensayos clínicos de pacientes oncológicos con los que avanzar en los resultados. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here