Gobiernos europeos y ONGs encabezan el apoyo global al fondo de aborto seguro En respuesta a la decisión de Trump de eliminar en los países en vías de desarrollo las subvenciones a la planificación familiar

0
69

Los ministros de Cooperación al Desarrollo de Holanda, Bélgica, Dinamarca y Suecia y organizaciones en defensa de los derechos de la mujer se conjuraron hoy en apoyo al nuevo fondo internacional de aborto seguro, una iniciativa llamada «She Decides» (Ella decide).

Una conferencia con ese nombre reunió hoy en Bruselas a representantes gubernamentales y de organizaciones no gubernamentales (ONGs) que promueven los derechos de la mujer en el ámbito de la salud reproductiva en busca de apoyo político, social y económico para esa iniciativa.

En este contexto, el grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo (PE) ha instado a los Estados miembros a comprometer fondos adicionales a la ayuda internacional en respuesta a la decisión contraria de la Administración estadounidense.

El fondo fue impulsado por la ministra holandesa de Cooperación, Lilianne Ploumen, en respuesta a la decisión del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de eliminar las subvenciones que su país concedía a organizaciones de planificación familiar en países en vías de desarrollo.

La iniciativa busca paliar el «agujero» que ha causado el recorte de la Administración estadounidensede unos 570 millones de euros– y ya tiene el respaldo económico de Suecia (21 millones de euros), Dinamarca, Bélgica y Holanda (10 millones cada uno), unas cifras hechas públicas hoy durante el evento.

Bélgica, Dinamarca y Suecia fueron los primeros en mostrar su apoyo a «She Decides», un movimiento que ya respaldan, entre otros, Luxemburgo, Finlandia, Kenia, Etiopía y Mozambique y cuyo evento contó hoy con representantes de 50 gobiernos.

El Instituto Guttmacher, al que se refirió la ministra holandesa en su intervención, calcula que, con cada recorte de diez millones de dólares, 440.000 mujeres no tendrán acceso a programas de contracepción y se producirán 95.000 embarazos no planificados, de los cuales 30.000 concluirán en abortos clandestinos y sin condiciones de seguridad.

«Todas las experiencias nos dicen que limitar el acceso a procedimientos seguros no reduce el número de abortos, sino que fuerza a niñas a recurrir a clínicas ilegales y peligrosas», alertó la ministra sueca de Desarrollo, Ulla Tørnæs». Laura Zornoza.– EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here