Un museo para «venerar» al Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal

0
162
Autoretrato de Santiago Ramón y Cajal, Nobel de Medicina en 1906

Juliana Leao-Coelho

Madrid, 29 ago (EFE).- El museo dedicado en Madrid a Santiago Ramón y Cajal, padre de la neurociencia y premio Nobel en 1906, y que aspira a ser una «ciudad de la historia de la medicina», sigue pendiente de «permisos administrativos» para hacerse realidad.

La idea de convertir en museo la histórica sede del Colegio de Médicos de Madrid donde Ramón y Cajal dio clases empezó con unas visitas guiadas y ahora cuenta con 1,6 millones de euros del propio colegio y el apoyo verbal de la Comunidad de Madrid y del ministro de Ciencia, Pedro Duque.

Sin embargo, sigue «pendiente de una licencia de obras del Ayuntamiento solicitada hace 18 meses», explica a EFE el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Miguel Ángel Sánchez Chillón.

«Cajal es uno de los científicos más relevantes de la historia de la humanidad. Madrid se merece tener un pequeño templo donde venerarlo. Lo que él hizo por la neurología supuso pasar de la oscuridad absoluta a la luz», sostiene.

Construido en 1834 como Real Colegio de Cirujanos muy cerca del antiguo Hospital General (actual museo Reina Sofía), el edificio albergó parte de la facultad de Medicina que hasta 1963 ocupaba toda la manzana entre las calles de Atocha y Santa Isabel, donde se ha mantenido intacta el aula en la que Ramón y Cajal dio clases durante 30 años.

«Lo ocurrido en este edificio es una parte fundamental de la historia de la medicina española y de la ciencia mundial. Aquí se formó toda la escuela neurohistológica, desde Ramón y Cajal a todos sus discípulos. Algunos no recibieron nobeles porque estallaron dos guerras, la mundial y la civil», cuenta Sánchez Chillón.

Cuando el museo esté terminado, «tendrá 1500 metros cuadrados y el visitante hará un recorrido histórico desde finales del XIX y principios del siglo XX, cuando estaban Cajal y toda su escuela, hasta lo que se está haciendo actualmente en Madrid en neurología y neurociencia».

«Esa es la filosofía del museo. Y sólo depende ahora de los permisos administrativos del Ayuntamiento y de la Comunidad, para realizar obras en materia de seguridad, evacuación y contra incendios. Se va a peatonalizar la calle Santa Inés, donde estará la entrada al museo», detalla.

Está ya «muy avanzada y bastante apalabrada la posibilidad de albergar también otros museos relacionados con la medicina», convirtiendo el edificio en «una ciudad de la historia de la medicina o algo así».

«Hemos hecho una red con herederos de los discípulos de Cajal y toda su familia, que aportarán materiales, colecciones, documentos», añade.

La histórica sede del Colegio de Médicos de Madrid forma parte del proyecto presentado por el Ayuntamiento de la capital para que el eje Prado-Recoletos sea declarado Patrimonio de la Humanidad.

Se titula ‘Un paisaje por las artes y las ciencias’ y el Colegio de Médicos «aporta un porcentaje importante de la parte de ciencias» de la candidatura.

En el edificio hay visitas guiadas y gratuitas con cita previa, ahora interrumpidas, que tienen «gran aceptación».

«Recibimos visitantes desde Australia, EEUU, Gran Bretaña, Canadá, que se emocionan cuando llegan y se sorprenden cuando ven que los españoles no hemos puesto en valor lo que él realmente significó para la historia de la ciencia, algo increíble», comenta el presidente del Colegio de Médicos de Madrid.

Los actores interpretan «diálogos de Cajal con su mujer, Silveria Fañanás, y con Higía, diosa de la medicina», sobre cómo era la estructura sanitaria del Madrid del XIX, cuáles eran los conceptos de neurología y sus «cuitas con contrincantes científicos, como Camilo Golgi».

A la espera de saber si saldrá adelante el museo, el Colegio de Médicos de Madrid está negociando con el Ayuntamiento una nueva sede con capacidad para acoger simposios científicos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here