El expresidente de Isolux desconocía que Correa le apodara «Luis el cabrón» Crespo, el número dos, se queja de ingresar en prisión cuando Urdangarin y Rato están libres

0
88
Luis Bárcenas, extesorero del PP.
Luis Bárcenas

viamadridtv.es-.  (EFE).- El expresidente de Isolux Luis Delso ha testificado hoy que desconocía que el líder de Gürtel, Francisco Correa, le llamara «Luis el cabrón», apelativo que ha lamentado el «trastorno» que le ha causado a él y al extestorero Luis Bárcenas, al que le fue atribuido en la instrucción de esta causa.

«Siento además que esto haya supuesto un trastorno para el señor Bárcenas, que nos han adjudicado el nombre a ambos dos. Yo, la verdad, es que no lo sabía», ha indicado,

Delso ha confirmado haberle hecho un préstamo de 60.000 euros a Álvaro Pérez Alonso, «El Bigotes», lo que ratificaría la versión de este de que un apunte de la contabilidad de Gürtel a nombre de «Luis el Cabrón» correspondía a la devolución de un préstamo realizado por el expresidente de Isolux para hacer frente a deudas tributarias de » El Bigotes».

Le prestó el dinero en efectivo y no lo documentó de ninguna manera, ha explicado para después señalar que no intervinieron en esta operación ni Correa ni Crespo. Solo Correa le comentó una vez que era tonto por dejarle dinero a «El Bigotes» porque vivía al límite de sus posibilidades.

No obstante, la versión de ambos difiere en la cantidad del préstamo. Delso asegura que fueron 60.000 euros, mientras que «El Bigotes», al que ha dicho que conoció a través de Correa, aseguró que se trató de 72.000, cantidad que es la que aparece reflejada en el citado apunte.

Ante esa disparidad de cifras, la fiscal Concepción Sabadell le ha preguntado si «el Bigotes» le pagó algún tipo de interés o le hizo algún otro préstamo. «A mí no me debía nada más que 60.000 euros» ha insistido Delso, quedando en el aire a qué corresponden los 12.000 euros restantes.

Pablo Crespo, recurrre su ingreso en prisión por el Caso FITUR

La defensa del número dos de Gürtel, Pablo Crespo, ha recurrido su ingreso en prisión tras su condena a 13 años por el caso Fitur alegando que es desproporcionado en comparación con otros casos como Nóos o el de las tarjetas «black», donde los sentenciados no tendrán que ir a la cárcel hasta que la condena sea firme.

En una ampliación de su recurso de queja ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, al que ha tenido acceso Efe, el letrado Miguel Durán señala la «enorme desigualdad de trato» que supone la medida decretada contra Crespo si se compara con la libertad que dictó la Audiencia de Palma respecto a Iñaki Urdangarin y Diego Torres, condenados a 6 años y 3 meses y 8 años y 6 meses, respectivamente.

No obstante, añade, este caso «no constituye una decisión aislada» y recuerda que Miguel Blesa y Rodrigo Rato, condenados a 6 y 4 años por las tarjetas «black», tampoco han ingresado en la cárcel, lo que «vuelve a poner en evidencia que el caso del señor Crespo no tiene justificación, ni amparo legal alguno».

Además, en el caso de las «black», al igual que ocurre con Crespo, ambos tienen otras causas penales abiertas y pendientes de juicio.

«Sin embargo, a dichas personas la Administración de Justicia les ha dado un trato distinto, ajustado a Derecho, que se le ha negado al señor Crespo», dice sobre la decisión la semana pasada de la Audiencia Nacional de dejarlos en libertad tras su condena en espera de que sea firme.

También se refiere al caso Afinsa, en el que «pese a la condena de muchos de los acusados a penas de más de 12 años, sin embargo, y al no ser firme la sentencia, la sección primera de la Audiencia Nacional tampoco acordó el ingreso en prisión de las personas condenadas».

La defensa de Crespo recuerda que siempre ha estado a disposición de los tribunales, hasta el punto que fue el único de los acusados que compareció personalmente en el TSJCV para recoger la sentencia por el caso Fitur, una rama de Gürtel por la que también han ingresado en prisión Francisco Correa y Álvaro Pérez «El Bigotes».

«Lamentablemente, a la vista de la diferente vara de medir que se aplica a unos y otros ciudadanos, lo que se comprueba es que para determinadas personas todo vale», afirma Durán para considerar «jurídicamente inaceptable» el trato dado a su cliente. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here