Médicos ven ventajas en test rápidos para sintomáticos pero no para cribados

0
81

Juliana Leao-Coelho

Madrid, 18 oct (EFE).- La reducción del número de PCR que se hacen en Madrid y su sustitución gradual por los test de antígenos en Atención Primaria tiene ventajas como obtener el resultado en 15 minutos, aunque su eficacia no está validada para personas asintomáticas ni tampoco su utilización en cribados de la población general, según algunos médicos consultados por EFE.

La apuesta de la Comunidad de Madrid por estos test se refleja ya en la estadística de casos de covid del Ministerio de Sanidad, que recoge desde este jueves los datos de los casos diagnosticados a través de test antigénicos de Madrid, Murcia y Castilla y León.

Entre el 20 de septiembre y el 11 de octubre, el número de PCR realizadas en Madrid bajó de 172.842 a 79.697, y aunque se multiplicó por diez los test rápidos, pasando de 5.800 a 58.697, en total se hicieron 40.248 pruebas menos durante estas tres semanas.

Ello ha coincidido con el cambio de protocolo el 28 de septiembre en Madrid, que ya no hace pruebas a los contactos estrechos salvo que sean convivientes, personas vulnerables o presenten síntomas.

El cribado con test antigénico a la población de zonas básicas de salud (ZBS) más afectadas por covid empezó el 29 de septiembre en Puente de Vallecas y ha continuado en distritos como Villaverde, Usera o Ciudad Lineal, y en municipios como Alcorcón, pero con menor afluencia de público de lo esperado.

Cada test cuesta 4,5 euros mientras que la PCR unas diez veces más, y el resultado tarda 15 minutos frente a 48 horas de la PCR, lo que «facilita mucho el diagnóstico: en la misma consulta se determina el aislamiento domiciliario y se da la baja laboral. Es más fluido y más rápido», según Jesús Redondo, médico de familia en Alcorcón.

«Son muy útiles para diagnosticar pacientes con menos de cinco días con síntomas. Cuando llevan más días, no es igual que la PCR. Hay que seleccionar bien a qué pacientes y el momento de utilizar el test, no se conoce su efectividad real en asintomáticos», continúa Redondo.

Por ello, los test «no tienen mucha utilidad para el cribado de población. Además, de mil personas citadas por SMS acuden 200-300, no se puede afirmar que funcionarían», según este médico de familia que sin embargo lo considera «un buen avance».

Según el doctor José María Molero, «el test se guía por una mayor carga viral; si no es alta da negativo. La PCR puede dar positivo con cargas muy pequeñas que pueden permanecer hasta 20 días. Sin embargo, esta persona aunque haya pasado la infección, ya no contagia», explica.

El test si da positivo es que la persona está contagiando. En el caso de la PCR puede que «un tercio de los positivos ya no contagien, pero sirve para rastrear a otras personas que hayan sido contagiadas entremedias por el caso índice, con más posibilidad de encontrar infectados que no lo saben».

Con el test rápido «se pierden algunos pacientes con falsos negativos al haber pasado más de siete días con síntomas, no permite estudiar los contactos del caso índice, pero el positivo se sabe al momento», explica este médico de un centro de salud de Villaverde.

Los test son «coste-efectivos, no requieren laboratorio, tiempo, recursos» y frente a 10.000 PCR a la semana, se pueden hacer 40.000 test, según Molero para quien el cribado de población «solo tiene sentido en zonas de alta incidencia, de lo contrario es tirar el dinero».

Para el médico de familia Alfonso López, del centro Benita de Ávila en Hortaleza, los test «están siendo muy efectivos para sintomáticos, tanto como la PCR. Siempre y cuando no hayan pasado más de cinco días, la fiabilidad supera el 90%. Es baratísimo y permite aislar enseguida a los contactos», explica a Efe.

Como ejemplo, «esta tarde de viernes dos personas dieron positivo. Para hacer PCR habría que esperar al lunes y el resultado tardaría dos días como mínimo. Hemos adelantado una semana su diagnóstico. Es un buen invento, rápido, fiable y económico», añade.

Sin embargo, para el cribado de población «no es útil, no se ha comprobado su efectividad en asintomáticos. Además, si la gente se encuentra bien y ve que da negativo no hace cuarentena y eso puede ser más perjudicial. Mientras no salía el resultado, aguantaban más en casa», continúa.

Además, si la persona da negativo porque lleva pocos días y luego empieza a notar síntomas, «se puede repetir el test, sigue saliendo mucho más barato», concluye el doctor López. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here