Uno de cada tres hogares de Madrid se ha empobrecido en 2020 por covid

0
134

Madrid, 29 ene (EFE).- Uno de cada tres hogares de la ciudad de Madrid se han visto empobrecidos a lo largo de 2020 debido a la crisis del coronavirus, especialmente aquellos con menores a cargo, y el confinamiento multiplicó por tres el riesgo de sufrir alguna enfermedad mental, con mayor incidencia en la franja de 18 a 44 años.

Este empobrecimiento no se ha producido de la misma forma en todos los tipos de hogares: uno de cada dos hogares monoparentales femeninos se empobreció en 2020, y uno de cada diez lo hizo de una manera “dramática”, perdiendo más de la mitad de la renta.

Son datos que se desprenden de un informe sobre el impacto de la pandemia en el bienestar de las familias madrileñas durante 2020 que ha presentado este viernes la vicealcaldesa, Begoña Villacís, junto al delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte.

Además, hasta un 40 % de los hogares madrileños con menores de 12 años a cargo podría tener problemas de conciliación si no hay presencialidad escolar, una “amenaza” del bienestar en los hogares “sin precedentes”.

Un 34,1 % de estos hogares declara que se podría ver forzado a reducir la intensidad laboral de alguno de sus progenitores, y un 21,3 % estima que debería dejar de trabajar si sus hijos no asistieran presencialmente al colegio.

“Son datos desoladores”, ha resumido Villacís.

La vicealcaldesa ha dicho que esta crisis “está afectando gravemente a las familias”, sobre todo a aquellas con hijos y también a las que “quisieran tener hijos”, algo que para el director general de Innovación y Estrategia Social, Héctor Cebolla, podría “en el futuro generar problemas en relación con la fecundidad”, de por sí “muy baja” en la ciudad.

Y es que los menores de 35 años “son los que han recibido el mayor impacto en el deterioro de la situación laboral”: El 11,6 % de mayores de 65 han sido despedidos, pero este porcentaje se eleva al 18 % en los menores de 35 años, y es más alto todavía en las mujeres: un 23 %, ha desgranado la vicealcaldesa.

‘Madrid 2020: Diagnóstico de la Crisis por covid-19’ compara encuestas municipales realizadas en abril y octubre de 2020.

El presente estudio se dirigió a los hogares que habían participado en el estudio de abril y que dieron su consentimiento para seguir colaborando en encuestas posteriores, por lo que la muestra es de 1.605 hogares, si bien el estudio se ampliará a 8.000 familias este año porque “dejará de ser piloto” y pasará a ser un recurso “continuo”, ha dicho Aniorte.

Entre marzo y junio de 2020 se registraron 114.356 llamadas en el 010 y hasta 75.000 personas se acercaron al Ayuntamiento por esta vía para solicitar ayuda, y las palabras más repetidas fueron “alimentación” (nombrada en 31.469 ocasiones) o “menores” e “hijos”, repetidas 48.410 veces.

Un 32 % de esas personas era de nacionalidad extranjera y hasta un 28,6 % personas que llamaron al Consistorio no estaban registradas en los servicios sociales, una “expansión descomunal de la masa de personas vulnerables, de nuevos vulnerables”, ha dicho Cebolla.

Muchos de esos nuevos usuarios “vienen de zonas en las que ya existía anteriormente una demanda muy intensa de servicios sociales”, como Carabanchel, Latina, Usera, Puente de Vallecas o Arganzuela, aunque también hay nuevos focos de vulnerabilidad en el distrito de Tetuán y en puntos de Ciudad Lineal y de San Blas.

En la dimensión económica, en abril el 82 % de las personas encuestadas decían que su situación laboral había cambiado -ERTES, reducciones de jornada, teletrabajo-, y en octubre de 2020 todavía había un 42 % de personas que aseguraban que continuaban sin trabajar en las mismas condiciones.

Por otro lado, un 63 % de los hogares fueron capaces de mantener sus ingresos en 2020 y uno de cada dos temía que se verían reducidos en la primera mitad de 2021.

El estudio alerta de que los menores han sido unas “víctimas silenciosas” de esta crisis, y “su vinculación con el sistema educativo se ha visto comprometida”.

A finales de 2020, un 67,9 % de las familias disponía de equipamiento informático para seguir clases online, frente a un 25,9 % que tenía medios pero que compartían “varios niños”, y un 5,4 % que “no tenían medios para que sus hijos siguieran las clases telemáticamente”.

El estudio también analiza el bienestar “subjetivo”, esto es, la convivencia familiar y la salud mental.

Mientras que en nueve de cada diez hogares la convivencia en el hogar ha mejorado o no ha cambiado, el confinamiento multiplicó casi por tres los niveles de morbilidad psiquiátrica (es decir, el riesgo de padecer algún problema de salud mental).

En la franja de 18 a 29 años esta morbilidad era de un 13,9 % en 2017; 67,4 en abril de 2020 y de un 52,2 en octubre. En el tramo de 30 a 44 años, los porcentajes son del 15,3 (2017); 66,3 (abril) y 57,1 (octubre), y se reducen en los tres periodos en el caso de 45 a 64 años (19,6; 59,1 y 50 %, respectivamente).

En cuanto a mayores de 65 años, en 2017 la morbilidad psiquiátrica era del 22,7 en 2017 frente al 37,6 y el 39,4 % de abril y octubre de 2020. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here