Cibeles se rompe por el 8M y condena, con bronca, los disturbios por Hasél

0
45
Palacio de Cibeles Fuente: Youtube

Madrid, 23 feb (EFE).- El pleno de Cibeles de este martes ha asistido nuevamente a la ruptura del consenso sobre el 8M, al no lograr impulsar una declaración institucional y aprobar únicamente una proposición de mínimos, mientras que por otro lado ha condenado, no sin bronca, los disturbios de la semana pasada en las protestas a favor de Pablo Hasél.

Sabiéndose ya que por tercer año consecutivo no habría declaración institucional por el Día Internacional de la Mujer (8M), la sesión plenaria arrancaba con dos proposiciones diferentes sobre la mesa, una de los socios del Gobierno (PP y Cs) y otra de Más Madrid junto con el PSOE.

El PP y Cs han defendido el texto que, inicialmente, habían trasladado a los grupos como declaración institucional, y que no se ha presentado como tal al no adherirse la oposición.

De dicha iniciativa han prosperado únicamente los dos puntos (de seis) que ha apoyado Vox, cuya edil Arantxa Cabello ha aprovechado para reprochar a la izquierda el “aquelarre” del 8M de 2020, “uno de los hitos más negros de nuestra historia”, y donde “fueron convocadas miles de mujeres a encontrarse con la muerte”.

“Celebrar la vida y memoria de tantas mujeres que han hecho posible que nuestra actual sociedad sea una sociedad más justa e inclusiva” y “profundizar el impulso de medidas para la conciliación”, han sido los puntos aprobados.

La proposición de Más Madrid y el PSOE ha sido rechazada de plano, y, entre otras cuestiones, reclamaba restituir la Dirección General de Conciliación y Cooperación Institucional para la Igualdad de Oportunidades -refundida con otra dirección general por una reorganización del área social-.

Vox, por su parte, ha presentado una iniciativa donde pedía guardar, al inicio de las sesiones plenarias, un minuto de silencio por todo asesinato “en el entorno familiar o doméstico”, independientemente de que la víctima sea mujer u hombre.

La propuesta ha sido tumbada por la izquierda, al abstenerse los grupos del Gobierno, y el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte (Cs), ha aprovechado para anunciar que constituirá un comité de crisis cada vez que sea asesinado un menor de edad en Madrid, análogo a los grupos que se constituyen cuando se produce un asesinato machista.

Aniorte ha vuelto a ser protagonista más adelante cuando la izquierda ha pedido su reprobación y cese, rechazados gracias al cierre de filas de PP, Cs y Vox.

CONDENA A LOS DISTURBIOS ENTRE REPROCHES

Por otro lado, el pleno ha condenado los disturbios ocurridos la semana pasada a raíz de la detención del rapero conocido como Pablo Hasél, al aprobarse tres mociones de urgencia, una íntegra (de Cs) y dos parcialmente (de Vox y Más Madrid).

El debate ha estado plagado de reproches entre izquierda y derecha: el portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, se ha negado a calificar de manifestaciones unas “algaradas, tumultos y turbas violentas” que contaban con el “amparo” del vicepresidente, Pablo Iglesias, y el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique.

Para la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs), “el angelito” Hasél es la “excusa” para “reventar la ciudad” e “introducir la violencia en nuestra sociedad”, y ha preguntado si “entraría dentro de la libertad de expresión que alentase las violaciones, o la violencia machista”.

Nacho Murgui (Más Madrid) ha compartido la condena pero ha pedido no eludir “otras violencias”, y ha puesto como ejemplo los contenedores “no cuando son usados como barricadas” sino cuando “vecinos y vecinas buscan ahí la única comida que van a llevarse a la boca”.

La portavoz del Ayuntamiento y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz (PP), ha recriminado a Más Madrid su posición, propia de quienes están “muy enfermos de sectarismo y de odio”, y les ha acusado de “hacer malabares para que parezca que condenan algo” mientras cuestionan “la proporcionalidad de la actuación policial”.

Y el socialista Ramón Silva se ha quejado de que se haya rechazado debatir una moción de urgencia de su grupo para condenar el acto de homenaje a los caídos de la División Azul que tuvo lugar el 13 de febrero en el cementerio de la Almudena.

PLAN DE ARBOLADO Y RECLAMACIÓN A AYUSO

Todo el consenso que ha faltado en estos debates lo ha suscitado el arbolado municipal, objeto de un plan extraordinario de recuperación que ha sido aprobado por unanimidad para dar respuesta a los daños causados por el temporal Filomena.

La iniciativa, resultado de la fusión de tres proposiciones presentadas respectivamente por Más Madrid, el PSOE y Vox, contempla “el diseño y desarrollo de nuevos corredores verdes“, el aumento de la plantilla de jardineros y la constitución de un consejo asesor de expertos independientes para guiar la futura estrategia de plantación de la ciudad.

La unión entre los tres grupos de la oposición también ha propiciado que salga adelante una iniciativa para exigir al Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso que pague a Ifema “el valor completo del alquiler de los pabellones utilizados como hospital de campaña”, estimándolo en 10 millones de euros, más del triple de lo que ha acordado abonar la Comunidad.

Por último, el pleno ha aprobado, a instancias de Vox y con el respaldo del PP y Ciudadanos, revisar la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del distrito Centro para estudiar su posible cese y, con ello, aligerar las restricciones que implica para la hostelería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here