Ayuso y Aguado, de desencuentro en desencuentro

0
159
Díaz Ayusoe Ignacio Aguado

Madrid, 6 mar (EFE).- Los desencuentros en el Gobierno de coalición de Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Cs) han vuelto a visibilizarse esta semana a cuenta de asuntos como lo que deberían poder hacer las personas ya inmunizadas o el límite de edad de la vacuna AstraZeneca, con diversas opiniones, matizaciones y correcciones (o no) de por medio.

Desde el comienzo de la legislatura han sido frecuentes los roces entre los dos socios de Gobierno pero, tras unos meses de aparente tranquilidad, Ayuso, Aguado y sus respectivos equipos han removido las aguas evidenciando sus diferencias en declaraciones a los medios o a través de redes sociales.

Este miércoles Aguado planteó en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno que las personas vacunadas con las dos dosis deberían poder moverse libremente por todo el territorio nacional, una idea que se estudia en algunos países de la UE, según dijo.

Un mensaje a los periodistas por parte del gabinete de Ayuso prendió minutos después la mecha del nuevo desencuentro: “Atención: las opiniones vertidas sobre vacunación y sobre libertad de movimiento de los vacunados son personales, no obedecen a un criterio de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid”.

Y la propia Ayuso desautorizaba a su vicepresidente y portavoz poco después ante los periodistas: “Me sorprende que después de dos horas de debate en el Consejo Gobierno no lo hayan comentado, las competencias en materia de sanidad las tiene un consejero que estaba allí presente y al que no se le ha consultado“.

Aguado admitió que esa libertad de movimientos debe ser algo que decidan las autoridades sanitarias, pero insistió en que el debate no debe obviarse sino que debe ponerse sobre la mesa, como ya están haciendo otros países de nuestro entorno.

Y respondió a los que dicen que Ayuso le corrigió que “las opiniones no se corrigen, solo se hace eso en Corea del Norte o en Cuba“, y cuando la presidenta da opiniones sobre temas de economía -Consejería en manos de Cs- él no la matiza y respeta lo que dice, porque entre socios de Gobierno “no debe haber sometimiento, y sí respeto”.

Antes del desencuentro de la movilidad de los inmunizados, Aguado y Ayuso se habían enredado ese mismo día por la mañana en otro cruce de mensajes, esta vez por la franja de edad de vacunación con AstraZeneca, fijada en la actualidad para personas entre 18 y 55 años, como aprobó la Comisión de Salud Pública.

El Gobierno regional ha pedido varias veces que se pueda administrar también a personas entre los 55 y los 65 años, pero Ayuso fue más allá: “La Comunidad de Madrid volverá a pedir hoy al Gobierno el suministro de la vacuna de AstraZeneca a mayores de 65 años“, anuncio en Twitter.

Minutos después, también en Twitter, Aguado se refería a lo mismo, pero en su caso dijo que pedirían que la vacuna AstraZeneca “pueda ser suministrada en mayores de 55 años“, matizando así las palabras de la presidenta.

Fuentes del entorno de Ayuso, no obstante, insistieron en que el anuncio era que se pediría aumentar la edad “más allá” de los 65 años, porque para la franja de 55 a 65 ya se ha solicitado.

La vacunación ya había provocado un desencuentro entre Ayuso y Aguado la semana anterior, cuando el vicepresidente dijo en un acto que empezarían a vacunar a mayores de 80 a partir de marzo, anuncio que rectificó Ayuso pocas horas después: comenzarían el 25 de febrero.

Aguado, una vez más, no se lo tomó como una corrección, y atribuyó el cruce de mensajes a la inestabilidad de llegada de dosis a las comunidades autónomas, que obliga al Gobierno regional, dijo, a tener que revisar cada semana su estrategia de vacunación sin poder organizar un calendario con más antelación.

En los últimos días ha habido más asuntos donde los socios de PP y Cs han expresado sus diferencias y falta de comunicación en algunos casos.

En el pleno de la Asamblea del jueves, el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Javier Luengo (Cs), anunció que el Gobierno regional está trabajando para aprobar una Ley de Igualdad entre hombres y mujeres.

Sin embargo, fuentes del entorno de Ayuso aseguran que la presidenta no había sido informada de este proyecto de ley.

Ciudadanos marcó perfil propio respecto al PP en las votaciones en dos puntos.

Primero con la toma en consideración de la reforma de la Ley de Radiotelevisión Madrid para que la cadena continúe su actividad aunque no se haya firmado un nuevo contrato-programa, sin necesidad de que la Consejería de Hacienda (PP) autorice el gasto.

La iniciativa de Ciudadanos salió adelante con los votos a favor de la formación naranja, PSOE, Más Madrid, Unidas Podemos, la abstención de Vox y el voto en contra del PP.

Después, Ciudadanos volvió a votar junto con los grupos de la izquierda a favor de una proposición no de ley del grupo socialista para instar al Gobierno regional a cesar a la gerente del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, que sugirió quitar los móviles a los pacientes Covid para evitar su negativa a ser trasladados al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal.

Votaron en contra el PP y Vox, socio “externo” del Gobierno de coalición con cuya portavoz, Rocío Monasterio, Ayuso mostró más sintonía en el pleno que con su propio vicepresidente.

Ambas tomaron un café juntas en la cafetería de la Asamblea en plena negociación de presupuestos y Ayuso fue comprensiva con uno de los requisitos de Vox, el denominado ‘pin parental‘, al señalar que entiende la “preocupación” de esa formación y de las familias sobre las materias que se imparten en los centros educativos por las “amenazas” de la ley Celàa y “algunas feministas”. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here