Madrid registró 2.595 embargos en 2020, 1.290 sobre viviendas

0
157

Madrid, 8 mar (EFE).- La Comunidad de Madrid registró en todo 2020 2.595 certificaciones por ejecuciones hipotecarias, 1.290 de ellas sobre viviendas, que entre octubre y diciembre ascendieron a 1.063, 401 de ellas correspondientes a viviendas.

Según los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE), divulgados este lunes, de las 1.290 certificaciones de viviendas por ejecuciones hipotecarias en todo el año -marcado por la pandemia del coronavirus-, 865 correspondían a viviendas de personas físicas y 425 a jurídicas.

Del total de 2.595 embargos en el año, 28 fueron fincas rústicas, 1.290 viviendas, 38 solares y 1.239 “otras” fincas urbanas. Entre las 1.290 viviendas había 116 nuevas y 1.174 usadas.

Con respecto al cuarto trimestre, fueron inscritas en la Comunidad de Madrid 1.063 certificaciones por ejecuciones hipotecarias (embargos de una propiedad para su venta tras el impago de un crédito), de las que el mayor número se registró en la Comunidad Valenciana (2.230) y Andalucía (1.949). 

Según los datos provisionales del INE, durante el cuarto trimestre se registraron en la región madrileña 401 inscripciones de viviendas, de ellas 332 de personas físicas y 69 jurídicas

Del total de 1.063 inscripciones, 7 corresponden a fincas rústicas y en las urbanas 401 son viviendas, 18 solares y 637 corresponden a “otras urbanas”. Con respecto a las 401 certificaciones por ejecución hipotecaria inscritas en los registros madrileños de la propiedad, 20 eran vivienda nueva y 381 usada.

A nivel nacional, las ejecuciones hipotecarias en viviendas habituales se redujeron en 2020 un 38,8 % en comparación interanual.

Según el INE, las ejecuciones hipotecarias iniciadas a lo largo del año en los registros de la propiedad sumaron 34.750, de las cuales 9.407 fueron viviendas de personas físicas y dentro de ellas 7.367 fueron viviendas habituales en propiedad (un 37,4 % más que en 2019), en tanto que 2.040 no eran la residencia habitual de los propietarios (un 0,9 % más). 

Asimismo, el 16,5 % de las ejecuciones hipotecarias realizadas sobre viviendas en 2020 eran nuevas y el 83,5 % usadas.

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas nuevas disminuyó un 51,6 % respecto al año anterior y el de usadas bajó un 25 %. El INE explica que la situación especial que se vivió en 2020 por la crisis sanitaria de la covid-19 provocó que la evolución del número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros sobre viviendas fuera distinta en los diferentes periodos del año.

Durante los meses que duró el estado de alarma para la gestión de la situación de la crisis sanitaria, la atención al público en los Registros de la Propiedad se realizó exclusivamente mediante correo electrónico o por teléfono, con lo que las inscripciones bajaron notablemente, sobre todo en el segundo trimestre (-64,3 %).

Con la desescalada y la llegada de la “nueva normalidad” se produjo una progresiva recuperación del número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias, con lo que, en el tercer trimestre, la cifra aumentó en un 56,3 % en comparación con el segundo.

Entre septiembre y diciembre se iniciaron 10.010 certificaciones por ejecuciones hipotecarias, lo que supone un 15,7 % más que en el trimestre anterior y un 22,2 % menos que en el mismo periodo de 2019.


Volviendo a los datos del conjunto del año, las comunidades autónomas con mayor número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas fueron Valencia (7.579); Andalucía (6.257) y Cataluña (6.181). Por el contrario, las cifras más bajas se registraron en Navarra (116), el País Vasco (178) y Extremadura (375).

El mayor número de embargos se produjo en la Comunidad Valenciana (4.643), seguida de Andalucía (3.538) y Cataluña (3.492), en tanto que la Comunidad Foral de Navarra (61), el País Vasco (102) y La Rioja (148) registraron las menores cifras. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here