La UC3M desarrolla nuevo sistema de alerta a aviones de fenómenos naturales

0
47
Universidad Carlos III, Getafe- Madrid.

Getafe, 23 mar (EFE).- La Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) coordinará el desarrollo del proyecto ALARM, un nuevo sistema de monitorización y de alerta temprana de fenómenos naturales que pongan en riesgo la seguridad de la aviación y que tratará de minimizar el impacto de la aviación sobre el cambio climático.

Entre los fenómenos que pueden resultar una amenaza para la seguridad del tráfico aéreo y que se van a estudiar en el marco de este proyecto europeo figuran las erupciones volcánicas, los incendios forestales, la radiación electromagnética del Sol o las tormentas eléctricas y las tormentas de arena.

“La ingestión de aerosoles de humo, polvo o incluso de sal marina por parte del motor puede provocar daños graves en los aviones, tanto por la erosión y corrosión que producen como por posibles obstrucciones o porque afectan a la combustión en vuelo”, ha señalado el coordinador del proyecto, Manuel Soler, investigador del departamento de Bioingeniería e Ingeniería Aeroespacial de la UC3M.

Soler insisten en que las cenizas volcánicas y gases como el dióxido de azufre “también son peligros importantes”, ya que “causan abrasiones en el parabrisas, y producen corrosión en los motores y diversos daños en los sistemas e instrumentos de la aeronave, mientras que la radiación electromagnética proveniente del Sol puede interferir en los sistemas de comunicaciones de las aeronaves”.

Además, en el proyecto ALARM, en el que participan científicos y tecnólogos de Alemania, Bélgica, España, Italia y Reino Unido, se considera que el impacto medioambiental debe ser tratado como una amenaza más.

“Una de las ambiciones fundamentales del proyecto ALARM es producir predicciones a un día vista acerca de posibles puntos calientes, esto es, zonas con alto potencial en lo que se refiere su impacto combinado de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de otro tipo en el cambio climático”, ha añadido Soler.

Es decir, este sistema de alerta desarrollaría un servicio de información con las zonas y puntos críticos que los aviones deberían evitar de cara a aminorar el impacto de los vuelos en el calentamiento global, como puede ocurrir, por ejemplo y de forma muy visible, cuando los aviones producen las denominadas estelas de condensación.

En el marco de este proyecto se pretende crear un prototipo que permita integrar un amplio espectro de datos atmosféricos recogidos por sistemas de observación terrestre y satelital y combinar todo ello con algoritmos de Inteligencia Artificial para mejorar los pronósticos que se utilizan en la actualidad.

“Este sistema generará alertas que se suministrarán por los canales de comunicación aeronáutica, para que controladores, pilotos y otros agentes del sector aeronáutico puedan acceder a esta información de una manera rápida en caso de emergencias”, explican los investigadores del proyecto.

ALARM es un proyecto financiado por SESAR Joint Undertaking, que recibe apoyo del Programa H2020 de la UE (GA 893204), que ha arrancado recientemente y durará hasta finales del año 2022.

Está coordinado por la UC3M y cuenta con la participación de socios de cinco países europeos: el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), el Instituto Real Belga de Aeronomía Espacial (BIRA-IASB), la Universidad de Pádova (Italia) y dos pequeñas empresas del sector aeronáutico: la británica SATAVIA y la italiana SYMOPT. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here