Brasil atribuye caso de carne a corrupción y no a falta de control sanitario El descubrimiento de que algunas empresas adulteraban distintos tipos de carne para vender productos vencidos o no apropiados para el consumo llevó a China, Chile, Hong Kong, la Unión Europea (UE) y Suiza, entre otros, a anunciar restricciones temporales a las importaciones cárnicas desde Brasil

0
260
Brasil
Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo y el cuarto en porcino.

viamadridtv.es-.  (EFE).- El Gobierno de Brasil atribuyó hoy el caso de la adulteración de la carne a un delito de corrupción y no a un problema de salud pública o de falta de control sanitario, mientras el presidente, Michel Temer, admitió que el escándalo ha colocado al país en una «situación embarazosa».

 

«Evidentemente eso causó, no puedo dejar de registrarlo, una situación embarazosa para Brasil porque llevó a algunos países a, de alguna forma, pensar en suspender las compras de carne», afirmó hoy el jefe de Estado durante la inauguración de la Conferencia de las Ciudades Latinoamericanas en Brasilia.

No obstante, agregó, «los números muestran la insignificancia de la operación» porque sólo 3 de los 4.383 centros frigoríficos de Brasil fueron intervenidos por la Policía y únicamente veintiuno están bajo investigación.

El descubrimiento de que algunas empresas adulteraban distintos tipos de carne para vender productos vencidos o no apropiados para el consumo llevó a China, Chile, Hong Kong, la Unión Europea (UE) y Suiza, entre otros, a anunciar restricciones temporales a las importaciones cárnicas desde Brasil.

Según la Policía, varias de las principales empresas del sector del país, entre ellas JBS y BRF, con la complicidad de fiscales sanitarios corruptos, «maquillaron» con productos químicos carnes que estaban en mal estado y no cumplían con los requisitos para la exportación.

Ante un grupo de corresponsales extranjeros, afirmó que «se están dando todas las explicaciones que corresponden a los países» afectados y subrayó que, de los veintiún centros frigoríficos sospechosos, sólo seis se dedicaban a la exportación.

El domingo pasado, en un intento por frenar el impacto del escándalo, el propio Temer reunió a embajadores de una veintena de países importadores para garantizar la sanidad de los productos y la eficacia de la fiscalización en el país.

Las ventas externas de esos tres sectores a cerca de 150 países representaron el año pasado el 7,2 % de ese comercio, con 11.600 millones de dólares. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here