Los municipios del Este dejan de enviar basura a Vallecas 15 meses después

0
294

Madrid, 31 mar (EFE).- La planta de Valdemingómez, en Vallecas, recibe este miércoles por último día los residuos de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este, que durante quince meses han enviado 254.000 toneladas de basura al complejo de tratamiento de la capital tras llenarse el vertedero de Alcalá de Henares.

Tras una prórroga de tres meses, concluye el envío de los residuos del este con la puesta en marcha de la nueva planta de Loeches, que según declara a Efe el pertsidente de la Mancomunidad y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, funciona en pruebas desde hace una semana y “en unas semanas se encontrará plenamente operativa”.

El siguiente paso es que el Ayuntamiento de la capital empiece a devolver la parte de estos residuos (153.000 toneladas) afectada por la cláusula de reciprocidad incluida en el convenio suscrito en diciembre de 2019 con la Mancomunidad, un proceso que se prolongará hasta 2023.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, Borja Carabante, expresa a Efe su voluntad de que el jueves la capital comience a enviar su propia basura a Loeches.

No obstante, según Rodríguez Palacios, la fecha en que empezará a ejecutarse esa cláusula de reciprocidad “se tiene que acordar en la comisión de seguimiento del convenio”.

Y descarta que esa recepción de residuos procedentes de Madrid se ponga en marcha de forma inmediata, ya que “es imposible que el mismo día que estamos iniciando la actividad de la planta se comience con ese retorno”.

Su versión contrasta con la de la capital, ya que fuentes del Ayuntamiento aseguran que en la comisión de seguimiento ya se estableció que Madrid enviara basura a Loeches a partir del 1 de abril.

De las 254.000 toneladas de residuos de la Mancomunidad del Este que han llegado a Valdemingómez «sólo hay que devolver 153.000, porque el convenio lo que establecía era que se devolvían aquellas que iban a vertedero, porque el objetivo era que el vertedero no perdiera vida útil«, dice Carabante.

El Ayuntamiento espera enviar a Loeches 32.000 toneladas de residuos a lo largo de 2021, y prevé que este proceso concluirá en 2023.

La pregunta ahora es si esta situación podría repetirse, pues los vertederos de Pinto (Mancomunidad del Sur) y Colmenar Viejo (Mancomunidad del Noroeste) también ven próximo el horizonte de su colmatación.

Carabante asegura que, «salvo que nos obliguen y no haya otra alternativa«, la capital «no va a aceptar en ningún caso más residuos de ninguna otra mancomunidad».

«Tampoco aceptábamos los de la Mancomunidad del Este, y la Comunidad de Madrid al final mandó un requerimiento diciendo que no había ninguna otra alternativa y por eso lo hicimos», dice el concejal, quien recuerda a los demás municipios que «están a tiempo de hacer las inversiones necesarias para poder tratar sus residuos».

El destino de la basura de la Mancomunidad del Este tras colmatar su vertedero, en Alcalá de Henares, enfrentó a los dos partidos del Gobierno municipal de Madrid (PP y Cs), forzó al PSOE a adoptar posturas distintas en el Ayuntamiento y la Mancomunidad y provocó el rechazo de los vecinos del sur de la capital.

El problema estaba latente desde mediados de 2018, y la bola de nieve fue creciendo según pasaban los meses sin que se plantease una alternativa viable al envío temporal de estos residuos a Valdemingómez.

Se admitía entonces que la nueva planta de la Mancomunidad del Este, en Loeches, no estaría a punto en el momento que acabara la vida útil del vertedero de Alcalá de Henares, pese a que esta se estiró más de lo inicialmente previsto, hasta finales de 2019.

De hecho, ya en diciembre de 2018 el pleno del Ayuntamiento de Madrid -entonces gobernado por Manuela Carmena- votó por mayoría en contra de asumir las basuras del este, con el voto de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos.

En octubre de 2019, la Mancomunidad, presidida Palacios (PSOE), pidió el vertido temporal de sus residuos en Valdemingómez, que dos semanas después volvía a rechazar por mayoría (Más Madrid, Cs y PSOE) el pleno del Ayuntamiento de la capital.

Fue llamativa la oposición del PSOE a esta vía, pues incluso el secretario general del partido en Madrid, José Manuel Franco, se posicionó a favor del envío a Valdemingómez, dejando solo al grupo municipal.

Finalmente la Comunidad de Madrid solicitó formalmente al Ayuntamiento que asumiera los residuos, y el Gobierno municipal de José Luis Martínez-Almeida (PP) accedió ‘in extremis’, el 27 de diciembre de 2019, pese a la discrepancia explícita de su socia y vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs) y a las numerosas movilizaciones vecinales de protesta contra la decisión. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here