El fiscal detalla doce indicios que apuntan a que César Román es culpable

0
298
César Román. fuente Twitter

Madrid, 27 may (EFE).- El fiscal del juicio a César Román, el Rey del Cachopo, ha detallado doce indicios que «llevan a una única explicación», que es que fue él quien mató y desmembró a Heidi Paz y, además, ha subrayado que la defensa no ha presentado ninguna prueba que desvirtúe ese conjunto de indicios.

La Audiencia Provincial de Madrid celebra este jueves la decimocuarta sección del juicio con jurado a César Román, con los informes de las partes, antes de dar al acusado la última palabra.

El fiscal Miguel Méndez ha explicado por qué mantiene una petición de pena de 15 años por homicidio y de cinco meses por profanación del cadáver, en lugar de acusar por asesinato: entiende que no concurre alevosía y que el desmembramiento fue para ocultar la muerte y no al revés.

Ha dicho al jurado que en este caso hay que acudir a la prueba por indicios y que si un conjunto de indicios apunta al acusado se le puede considerar culpable.

«Además la defensa no ha aportado ninguna prueba que desvirtúe todo este conjunto de indicios que, valorados según la lógica y el sentido común, llevan a una única explicación, que fue el acusado el que acabó con la vida de Heidi», ha concluido.

Tras precisar que no se han encontrado las causas de la muerte de Heidi Paz ni el arma homicida porque el acusado ha eliminado estas pruebas, sí que hay indicios claros de su culpabilidad, como que la joven usó su teléfono la última vez para llamar a César el 5 de agosto de 2018 a las 05.52 y luego su móvil fue hallado en el piso del acusado en Zaragoza, tras su detención.

Además, esa fecha coincide con la de la muerte estimada por los peritos que han comparecido en el juicio y que han precisado que la víctima era de piel oscura, como Heidi Paz.

Otro indicio que apunta al Rey del Cachopo es que tenía «un comportamiento controlador», según lo relatado por sus exparejas y por el entorno de Heidi, así como que tenía antecedentes por maltrato y que sabía manipular carne, como los expertos dijeron que sabía hacer el asesino al desmembrar el cuerpo, que estaba sin cabeza ni extremidades.

También señalan a César Román la maleta en la que apareció el cadáver, porque tenía su ADN y además varios testigos han dicho que era suya -en contra de lo declarado por el acusado-, y el testimonio del taxista que explicó que le llevó el 5 de agosto por la tarde con una maleta grande, que reconoció en Sala.

Otros indicios son que el procesado tenía llaves de la nave en la que apareció el cadáver, que el conserje que alertó de un incendio en ese lugar, y que llevó al hallazgo, describió que vio salir a un hombre «bajo y que hablaba en castellano, y que precisamente el móvil del acusado le sitúa allí ese día a esa hora.

Además, hay una huella de César Román en un bote de sosa cáustica encontrado en la nave (el cuerpo estaba recubierto de esta sustancia) y una argolla de otro bote de sosa cáustica se encontró dentro de la maleta.

Asimismo, el cuchillo encontrado en la nave, típico de cocina, se usó para seccionar los pechos de Heidi a fin de evitar su identificación por las prótesis mamarias que llevaba, y el acusado huyó precipitadamente justo el 13 de agosto supuestamente porque le amenazó una banda de narcos por la mañana, pero no se fue hasta por la tarde.

El fiscal ha dejado claro al jurado que César Román «no tiene la obligación de decir la verdad» y hay que tener en cuenta que «tuvo una semana» -del 5 al 13 de agosto- para limpiar su piso, la nave o eliminar pruebas.

Méndez ha subrayado que el acusado cometió el error de creer que al quitar la tarjeta SIM del móvil de Heidi sería suficiente para que la Policía no accediera a su contenido, y por eso se llevó el terminal a Zaragoza.

Ademas, incurrió en la contradicción, entre otras, de enviar cartas al juzgado a finales de 2018 y 2019 asegurando que a Heidi la había matado una banda de narcotraficantes, cuando en Sala ha asegurado que puede estar viva.

Para el fiscal las pruebas que ha aportado la defensa de Román son «inconsistentes», «irrelevantes» y «no se sostienen» porque, por ejemplo, las bandas de narcotraficantes no tratan de ocultar la identidad de la víctima, y ha mantenido que el experto criminólogo que ha hecho un informe que respalda la inocencia ha «manipulado» datos como el resultado de las prueba de ADN. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here