EFE.-La nueva fiscal de Sala Delegada de Violencia sobre la Mujer, Teresa Peramato, subraya que el síndrome de alienación parental (SAP) “no existe” y considera que aplicarlo para determinar la custodia de los menores es una forma de “maltrato infantil”.

El llamado SAP, criterio que carece de aval científico, presupone que un progenitor interfiere para que su hijo esté en contra del otro y se ha utilizado principalmente para retirar la custodia a mujeres por considerar que manipulan a los niños contra el padre, como ocurrió en el caso de Irune Costumero.

Peramato ha criticado con dureza que se diagnostique ese supuesto síndrome y la posterior aplicación de la “terapia de la amenaza”: “arrancar” a los niños de unas madres a las que quieren y que se presupone que los han “programado” contra el padre, con quien no quieren estar.

Se recurre al estereotipo de la madre “malvada” y “manipuladora” que utiliza todos los recursos posibles para apartar a los niños del padre, indica la fiscal, en contraposición con un padre “amoroso y cuidadoso”, sin hacer ningún tipo de análisis de su conducta, sus actitudes o su comportamiento.

“Se le arranca el niño a la madre y se le prohíbe el contacto con ella. Es una forma de maltrato infantil, se están vulnerando todos los derechos del niño y de la niña; ni se les oye, porque, como se entiende que están programados, lo que van a decir está manipulado”, denuncia Peramato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here