Acusado de matar a exnovia y congelarla: no quería hacerle daño

0
158

Madrid, 17 jun (EFE).- El acusado de matar a su exnovia en un piso de Alcalá de Henares en 2017, descuartizar el cadáver y ocultarlo durante un año en un congelador ha vuelto a reconocer que la mató pero sin tener esa intención, ya que asegura que nunca quiso hacerle daño ni denigrar su imagen, y ha pedido perdón a su familia.

La Sección 26 de la Audiencia Provincial de Madrid ha concluido este jueves, tras nueve sesiones, la vista oral del juicio con jurado a Manuel M.A. por la muerte de Daria O.L. en octubre de 2017, su descuartizamiento y al ocultación del cuerpo hasta que fue arrestado en febrero de 2019.

La Fiscalía y las acusaciones ejercidas por la Comunidad de Madrid y la familia de Daria han mantenido su calificación de los delitos y las penas: le consideran autor de un delito de asesinato con alevosía con la agravante de parentesco y género, otro profanación de cadáveres y dos de estafa, por los que Ministerio Fiscal pide 20 años y 5 meses de cárcel y las acusaciones 25 años y cinco meses.

La defensa si ha modificado su informe inicial, en el que se negaba los hechos, para reconocer un delito de homicidio imprudente o, en su defecto, un homicidio intencionado, en cualquier caso con las atenuantes de legítima defensa y de consumo de drogas.

“Es verdad que racionalmente tendría que haber llamado al ocurrir los hechos, pero irracionalmente no lo hice”, ha dicho el acusado al hacer uso del derecho a la última palabra, en la misma línea que se expresó el primer día del juicio, en el dijo que la mató en defensa propia.

“Yo nunca quise quitarle la vida, yo la quise, la amé… Nadie pertenece a nadie y yo ni consciente ni inconscientemente le haría daño a un ser humano, y menos una mujer”, ha afirmado tras asegurar que él y su familia siempre han estado en contra de la violencia machista.

Ha argumentado que se vio “superado por los hechos” y que, aunque no quiere justificar el crimen por las drogas que había tomado, el caso es que ocurrió y “fueron pasado los días” sin que “nunca” quisiera denigrar a Daria al trocearla y meterla en el congelador.

Manuel ha mantenido que “el perdón más grande se queda pequeño para la familia de Daria, para sus allegados y para cualquier familia”.

No obstante ha hecho hincapié en que la víctima sí consumía drogas y tenía “un carácter muy fuerte”.

Durante su informe final la fiscal ha dicho al jurado que el acusado asesinó a Daria el 6 de octubre de 2017 con alevosía, en un “ataque por sorpresa” sin discusión previa en el que ella “no tuvo posibilidad de defenderse”, y en el que una puñalada le atravesó un pulmón y el corazón.

Ha negado que el acusado pueda beneficiarse de una atenuante por consumo de drogas porque eso no queda demostrado para el momento del crimen y porque luego llevó a cabo “actos organizados”: “Sabia que cometía delitos y quería hacerlo”, ha concluido.

Sobre la profanación del cadáver la fiscal ve demostrado un “acto humillante” porque además de trocear el cadáver lo ocultó en un congelador con los genitales hacia arriba, lo que los forenses han definido como “una postura obscena”.

En la misma línea, la letrada de la acusación popular que ejerce la Comunidad de Madrid ha pedido su condena y ha destacado que Manuel cometió el crimen porque no aceptaba la ruptura. Sostiene que no se cumplen los requisitos de la confesión, ya solo ha reconocido los hechos al ir a juicio.

La abogada de la familia de Daria, Arantza Juan-Aracil, ha sostenido que la versión del acusado “es completamente increíble” y que aunque dice que se arrepiente “no ha tenido obstáculo alguno de empañar la memoria de víctima, que es lo único que queda a una víctima”.

En este punto ha subrayado que Manuel compró al día siguiente al crimen un paquete de tabaco con la tarjeta de Daria y luego trató de cobrar los 90 euros que le debía a Daria su jefe, y se comportó “con organización y objetivos determinados” sin tener sus facultades mentales alteradas: “Lo hizo porque quiso hacerlo”, ha concluido.

Por su parte el letrado de Manuel, José Ignacio Collado, ha sostenido que su defendido mató a Daria pero no se trata de un asesinato porque estaban discutiendo y ella habría podido huir, tras expresar su máximo respeto a la víctima y asegurar que persigue “una justicia real, y no una venganza”.

El próximo lunes el jurado popular recibirá el objeto de su veredicto y comenzará a deliberar. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here