Ayuso aprueba una ley educativa para “proteger” la concertada frente a Lomloe

0
110
Fuente: Twitter

Madrid, 7 jul (EFE).- El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha aprobado este miércoles el proyecto de Ley Maestra de Libertad Educativa para “garantizar” la libertad de elección de centro educativo y “proteger” el modelo de enseñanza concertada y especial frente a la Lomloe estatal, conocida como Ley Celaá.

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde a la tramitación de esta ley para que su texto pueda ser remitido a la Asamblea de Madrid y dé comienzo el debate previo antes de su aprobación definitiva en el pleno del Parlamento autonómico.

Esta nueva normativa, que se prevé que pueda aplicarse a lo largo del próximo curso 2021-2022, se implementará en los centros educativos sostenidos con fondos públicos.

En rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo autonómico y consejero de Educación, Ciencia y Universidades, Enrique Ossorio, ha explicado que la ley autonómica educativa pretende “seguir dando la máxima libertad a las familias par elegir el centro educativo que quieran para sus hijos”, con independencia del lugar de residencia.

En la actualidad, el 54,5 % de los alumnos madrileños está escolarizado en centros públicos, el 29,6 % en concertados y el 15,9 % en privados.

La Comunidad de Madrid quiere seguir defendiendo la voluntad de los padres a elegir el modelo que quieren para sus hijos, y por ello, ha incluido en su normativa el concepto de “demanda social” que se suprime en la Lomloe, según Ossorio, para “perjudicar” a la educación concertada y que no se renueven los conciertos educativos.

Los objetivos de la nueva ley educativa son “garantizar la igualdad de oportunidades, la pluralidad de la oferta educativa, fomentar la excelencia académica y el esfuerzo” y “proteger” la permanencia en el sistema educativo para los alumnos con necesidades especiales y la educación concertada, ha expresado Ossorio.

En la Comunidad de Madrid hay 5.839 alumnos en centros de Educación Especial, de los que 2.974 pertenecen son plazas en colegios público y 2.865 concertados.

El Gobierno madrileño defenderá la Educación Especial y evitará “el vaciamiento” de estos centros frente la ley estatal, que incluye una disposición adicional que contempla que “en diez años tienen que vaciarse”, ha subrayado Ossorio.

Madrid apuesta por el mantenimiento de las plazas de Educación Especial en centro ordinarios pero también por lugares “más inclusivos” como los centros específicos destinados para estos alumnos porque “ahí va a ser donde se va a integrar mejor en la sociedad”.

Además, Ossorio ha señalado que “la Ley Celaá prohíbe la educación diferenciada concertada” y la normativa autonómica contempla que “la educación diferenciada por sexos no es una quiebra del principio de igualdad”.

También incluye que el español es “lengua vehicular y lengua oficial de España” para “avalar el derecho a recibir las enseñanzas en castellano, un concepto que no recoge la normativa estatal. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here