El ejercicio físico a cualquier edad es la mejor medicina preventiva. que de momento, tenemos a nuestro alcance. Fuente twitter

EFE.- Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red, de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES) y de la Universidad de Castilla-la Mancha (UCLM) han determinado que la pérdida de potencia muscular relativa comienza a partir de los 30 años y se acelera a partir de los 50, tanto en hombres como en mujeres.

Los dos estudios elaborados por estas instituciones han conseguido determinar, por un lado, cuál es el umbral de potencia muscular por debajo del cual se comienza a perder funcionalidad física y, por otro, los valores que determinan que una persona padezca dependencia física grave, ha informado la UCLM en nota de prensa.

La potencia muscular es la variable que más influye en la funcionalidad física de las personas mayores. Diversos estudios han demostrado que los ancianos con una potencia muscular alta viven más años y con un mayor nivel de autonomía.

Los resultados señalaron que los niveles mínimos de potencia muscular se corresponden con 2,1 W/kg (vatios por kilo) en mujeres y 2,6 W/kg en hombres, y que las personas mayores por debajo de estos valores tuvieron 10 veces más riesgo de padecer limitaciones funcionales.

Asimismo, se observó que a partir de los 30 años de edad, la potencia muscular decrece un 1 % cada año, a los 50 se pierde de 2 a 5 % al año y, por encima de los 80, la pérdida alcanza hasta el 6 o 9 % por año de media.

Esta información es “muy relevante para la aplicación de políticas sanitarias que actúen sobre determinados grupos de edad cuando aún se está a tiempo de prevenir los futuros problemas de dependencia funcional”, ha manifestado Ignacio Ara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here