EE.UU. inicia una nueva era diplomática hacia Afganistán con una misión desde Catar

0
181
Antony Blinken
Antony Blinken, secretario de Estado. Foto archivo

EFE.-Estados Unidos abrió este lunes una nueva etapa en su política exterior hacia Afganistán con el traslado de su misión diplomática a Catar y condicionó una hipotética relación con el futuro Gobierno talibán a que los insurgentes cumplan con sus compromisos, tras su repliegue militar.

El secretario de Estado, Antony Blinken, desgranó la estrategia después de que Estados Unidos dio por concluida oficialmente la guerra de dos décadas que libró en el país centroasiático.

«Un nuevo episodio de la relación de EE.UU. con Afganistán ha comenzado. La misión militar ha acabado. Una nueva misión diplomática ha empezado», dijo el jefe de la diplomacia estadounidense en un mensaje desde la sede del Departamento de Estado.

Los americanos trasladan sede diplomática a Doha

El titular de Exteriores indicó que se creará un nuevo equipo diplomático para instalar la misión en Doha, que estará capitaneado por el que ha sido hasta ahora el encargado de negocios de la embajada en Kabul, Ross Wilson.

Desde la capital catarí se ofrecerán servicios consulares, además de gestionarse la ayuda humanitaria para Afganistán y se trabajará con los aliados y socios para «coordinar» el trato con los talibanes.

Blinken recordó que quedan menos de 200 ciudadanos estadounidenses allí y puntualizó que no hay una «fecha límite» para apoyar a quienes decidan abandonar territorio afgano.

El jefe de la diplomacia estadounidense se reunió este lunes virtualmente con los ministros de Exteriores de Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido, Turquía y Catar, además de la Unión Europea (UE) y la OTAN.

En esa cita, hablaron sobre cómo trabajar juntos «para facilitar los viajes seguros fuera de Afganistán», incluida la reapertura del aeropuerto de Kabul «tan pronto como sea posible».

«Esto permitiría un pequeño número de vuelos chárter diarios, que es clave para cualquiera que desee abandonar Afganistán», consideró.

Los talibanes también se han comprometido a evitar que grupos terroristas usen Afganistán como base de operaciones que podrían amenazar a Estados Unidos, pero Blinken admitió que EE.UU. seguirá «vigilante» ante un posible incumplimiento.

Relación EEUU con los Talibanes

Sobre las relaciones con un futuro Gobierno de los talibanes, el secretario de Estado dijo que cualquier tipo de lazos siempre estarán guiados por «los intereses nacionales vitales» de EE.UU.

«Si podemos trabajar con el nuevo Gobierno afgano de manera que ayude a garantizar esos intereses —incluido el regreso seguro de Mark Frerichs, un ciudadano de EE.UU. que ha sido retenido como rehén en la región desde comienzos del año pasado— y de manera que traiga una mayor estabilidad (…) entonces lo haremos», aseguró.

Aun así, advirtió que cada paso que EE.UU. dé en ese sentido no se basará en «lo que diga el Gobierno talibán, sino en lo que haga para cumplir sus compromisos».

EEUU puso fin a la guerra con la salida de sus últimos soldados

Estados Unidos puso este lunes punto final a la guerra más larga de su historia con la retirada de sus últimos soldados de Afganistán, casi 20 años después de su despliegue en el país centroasiático.

El encargado de hacer el histórico anuncio fue el general Kenneth McKenzie, jefe del Comando Central de EE.UU. (CENTCOM), que supervisa las operaciones de las tropas en el Cuerno de África, Oriente Medio y Asia Central.

Rusia propone una conferencia internacional para la recuperación de Afganistán

El enviado especial del presidente ruso para Afganistán, Zamir Kabúlov, propuso hoy la celebración de una amplia conferencia internacional para la recuperación de la economía afgana.

«Todos los países ricos tendrán que reunirse con los representantes de las nuevas autoridades de Afganistán para hablar de la recuperación de su economía», dijo Kabúlov en declaraciones al canal de televisión Rossía-24.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here