Once meses sin luz en la Cañada y pocas soluciones para las familias

0
35
Cañada Real

Marta Moreno

Madrid, 12 sep (EFE).- Tras once meses sin luz, las familias del sector V y VI de la Cañada Real Galiana han perdido la esperanza de recuperarla a través de las administraciones; sin embargo, algunas han encontrado su solución en proyectos como el de Eugenio, que les ha ofrecido herramientas para generar su propia energía solar.

“Las administraciones nos han abandonado. Incluso cuando vino (la borrasca) Filomena, incluso cuando hemos luchado, no ha servido para nada. Hemos perdido trabajo, tiempo y energía. ¿Y para qué?”, lamenta Raquel, una de las vecinas del sector VI de esta antigua vía pecuaria, donde 4.000 vecinos llevan 330 días sin luz.

La Cañada Real está dividida en seis sectores que discurren por los municipios de Madrid, Coslada y Rivas-Vaciamadrid, de los cuales el quinto y sexto sufren cortes de luz desde hace casi un año causados por subidas de tensión en los cultivos ilegales de marihuana.

LA ESPERANZA LLEGA A TRAVÉS DEL PROYECTO ‘CAÑADA SOLAR’

“Aunque aquí todo sigue igual, sin luz, muchos vecinos hemos puesto placas solares. Algunos han podido comprarlas y otros han recurrido a una empresa que se llama Light Humanity, que ha hecho algo espectacular por nosotros financiando las placas”, relata Raquel, que cuenta con paneles solares en su casa.

El proyecto comenzó a finales de 2020, con el objetivo de ofrecer herramientas “técnicas, sociales y financieras” para que los vecinos de la Cañada pudiesen generar su propia energía solar y acabar con la situación de desconexión eléctrica.

Eugenio, el fundador de Light Humanity, explica a Efe que esta iniciativa consiste en ofrecer a los vecinos herramientas y apoyo técnico para la instalación de paneles solares, y financiación mediante donaciones y préstamos de los ciudadanos a quienes no puedan asumir los costes.

Actualmente, más de diez familias se han acogido a esta ayuda y otras 40 están a la espera de que la empresa logre reforzar su capacidad de exportación y de financiación para atenderlas en los próximos meses, pero alrededor de un centenar, según Eugenio, aún no han contactado.

Sobre la situación que se encontraron en la Cañada, Eugenio asegura que aquello “parece un campo de refugiados” ya que hay épocas del año en las que no tienen agua porque a algunos no les llega la presión.

Por eso trataron de aportar su granito de arena a través de este proyecto, aunque asegura que “los primeros meses fueron de incertidumbre e inseguridad” porque las administraciones no les daban garantías de que lo que estaban haciendo fuese legal.

“Tuvimos que ser valientes y empezar el proyecto sin autorización porque las administraciones se pasan la pelota unas a otras”, asevera el joven.

LAS ADMINISTRACIONES SE PASAN LA PELOTA

Las autoridades están al corriente de esta situación desde hace casi un año, sin embargo, no se ha dado una solución para los cortes de luz de la Cañada, que achacan a sobrecargas por plantaciones ilegales de marihuana.

La Comunidad de Madrid reclama a la Delegación del Gobierno la ejecución de un plan policial para desmantelar las plantaciones de marihuana que impiden el suministro eléctrico, y señalan que la competencia de la luz es de la empresa Naturgy.

El Gobierno regional y Naturgy se encuentran en un proceso penal que les enfrenta a los más de 4.000 afectados por los cortes de luz, ya que la Audiencia Provincial de Madrid ordenó en junio al Juzgado de Instrucción número 42 la reapertura del caso y nombrar a un perito.

Fuentes de la empresa afirman que la situación está “igual” que antes del verano.

Fuentes de la Delegación de Gobierno precisan que el plan que tienen que llevar a cabo en la Cañada no es solo policial, sino también social, algo en lo que dicen que están trabajando y que hay “reuniones políticas previstas a corto plazo”.

Las mismas fuentes aseguran que es un “tren que está en marcha pero que todavía no ha llegado a la estación”, y que también están esperando a que la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, les reciba para tratar este asunto y que “cumpla con la parte que le compete en el marco del pacto regional”.

La solución, a su juicio, es el realojo de las personas que viven allí, pero “al ritmo que prevé el Ayuntamiento y la Comunidad” esto se “eternizaría”.

En el Ayuntamiento de Madrid señalan a Efe que hay reuniones “permanentes” y que “la dinámica de trabajo no cesa”, pero que en lo que se refiere al Pacto de la Cañada Real, que engloba a la Comunidad, al Ayuntamiento de Madrid y al de Rivas, están “a la espera” de que el Comisionado para la Cañada Real lo convoque.

En cuanto a los problemas de la luz, aseguran que el Ayuntamiento no tiene competencias para solucionar ese problema, y que su papel es el de la “emergencia social”.

En esta línea, recuerdan que se han hecho ya 131 realojos y en la siguiente fase se prevén otros 173 mediante un convenio nuevo entre el Consistorio y la Comunidad. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here