Parlamento R. Unido

EFE.-El Gobierno británico endurecerá aún más las condiciones para obtener el estatus de refugiado o entrar de manera ilegal en el Reino Unido, según proclamó este martes la ministra del Interior, Priti Patel, ante los vítores de los militantes del Partido Conservador.

Patel mostró de nuevo la cara más intransigente del Gobierno «tory», que la ha convertido en uno de los miembros más controvertidos del gabinete, para asegurar que «por fin» el sistema migratorio está bajo control, tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En los momentos de zozobra que vive el Ejecutivo de Boris Johnson, el discurso inflexible con la inmigración -que ya estuvo detrás del voto británico en favor del Brexit- asegura la unidad de las bases ante las dudas suscitadas por la crisis que vive el país debido a la falta de mano de obra.

«Mi nuevo plan de inmigración ya está siendo tramitado por el Parlamento con un principio fundamental: control. Bajo este sistema, el Reino Unido será justo, pero firme», dijo.

Y apuntó al continente para lanzar sus salvas en dirección al otro lado del canal de la Mancha: desde Calais (Francia) salen las pequeñas embarcaciones que Patel se ha marcado como objetivo frenar, aunque para ello tenga que recurrir a «nuevas tácticas marítimas para obligarles a dar la vuelta», como dijo sin dar más detalles.

No es de extrañar, pues, que los mayores aplausos se los llevase cuando adelantó que quienes entren en su país a bordo de esas barcas no podrán aspirar a recibir asilo.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí