Conserjes y porteros, en busca de un convenio que les saque de su “desamparo”

0
561

Madrid, 24 oct (EFE).- Unos 20.000 porteros, conserjes de fincas, limpiadoras, jardineros o vigilantes de garaje trabajan amparados por un convenio sectorial caducado hace casi dos décadas, un marco “obsoleto” que Comisiones Obreras quiere empezar a revisar para conseguir que se apruebe un texto que les saque del “desamparo”.

El responsable del sector en CCOO Madrid, Rafael del Barrio, ha explicado a Efe que estos trabajadores permanecen “desamparados” desde febrero de 2003, cuando la Comunidad de Madrid cumplió el Real Decreto 8/1994, por el cual fueron suprimidas las Cámaras Oficiales de la Propiedad Urbana, que actuaban en todo España como patronal en la negociación del convenio sectorial de empleados de fincas urbanas.

A este sector pertenecen las categorías de limpiadores, jardineros, vigilantes de garaje, controladores, porteros o conserjes, todos ellos contratados directamente por las comunidades de propietarios.

Del Barrio asegura que el Gobierno regional madrileño de entonces (presidido por Alberto Ruíz-Gallardón) no buscó alternativa a la Cámara de la Propiedad, por lo cual, desde entonces, CCOO ha tratado de hallar una alternativa con el Gobierno regional, entre ellas negociar con el Colegio de Administradores de Fincas, que no ha sido posible, o presentando un convenio colectivo con una empresa, que no fue admitido.

“La Comunidad de Madrid es la que tiene que autorizar y hacer que el convenio negociado entre las partes sea factible”, dice el dirigente de CCOO, aunque explica que la Comunidad de Madrid alega que nadie tiene la representatividad de los propietarios.

En la Comunidad de Madrid, fuentes de la Dirección General de Trabajo han dicho a Efe que este organismo no tiene “ningún tipo de competencia en la negociación de los convenios colectivos” y que sólo le corresponde “verificar que, una vez pactados, se ajustan a la normativa y se incluyen en el registro de convenios”.

Rafael del Barrio añade que hace unos años CCOO convino con el Ministerio de Trabajo que si las organizaciones sindicales firmaban un convenio con una organización empresarial lo admitirían, aunque reconoce que en Madrid “no hay ninguna contraparte; no hay ninguna asociación de propietarios que asuma la capacidad de negociar, de ponerse en frente de estos trabajadores”.

Comisiones Obreras, dice Del Barrio, retomará los contactos con Colegio de Administradores estatal -interrumpidos por la pandemia de la covid-19- “para buscar un marco general, a ver si a partir de ahí fuera posible avanzar en la consecución del convenio”.

En otras comunidades autónomas sí han hecho convenio, explica Del Barrio, pero reitera que “en Madrid no hay nadie que se siente a actualizar todo lo obsoleto que tiene el convenio de 2003, que carece de cuestiones relativas a formación, salud laboral, igualdad, salarios obsoletos o categorías, como la de limpiadora, que está en el límite del salario mínimo interprofesional”.

En los últimos tiempos, explica el representante de CCOO, los trabajadores de este sector “trabajan para empresas y estas les aplican el estatuto de los trabajadores puro y duro”.

Para Rafael del Barrio, además de la adecuación de los salarios, un convenio nuevo es “preocupación importante” para CCOO porque deben ser actualizados asuntos muy importantes vinculados a la “salud laboral, acosos laborales por carga de trabajo, igualdad, evaluaciones de riesgo, formación y otras cuestiones que a comienzo de siglo tenían un papel muy diferente al actual”.

Uno de los trabajadores que promueve la negociación de un convenio nuevo, Marco Antonio Cuadrado, ha explicado a Efe que el gremio reclama un marco laboral actualizado “para conseguir que se rija por el salario mínimo interprofesional y para ser beneficiarios de mejoras laborales”.

“Nos regimos por un convenio de hace casi veinte años, que no está actualizado a los tiempos en los que vivimos, en los que durante la pandemia hemos sido trabajadores esenciales”, dice Cuadrado, que trabaja en este sector desde hace tres décadas.

Añade que la Dirección General de Trabajo madrileña les ha contestado que al sector “le es de aplicación lo dispuesto en su artículo 4 (del Convenio de 2001), prorrogándose en sus propios términos hasta la firma de un nuevo convenio”.

“Creo que ni ellos mismos tienen idea de qué hacer con nosotros”, dice Cuadrado. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here