Acusado de matar a pareja ante sus hijas dijo a agentes: He sido yo, ayudadla

0
308
Stop Violencia machista en España. Fuente: Twitter

Madrid, 15 nov (EFE).- El hombre juzgado por matar a su pareja delante de sus dos hijas pequeñas en Madrid en 2019 dijo a los policías que le detuvieron «he sido yo» y añadió «ayudadla», en referencia a la mujer, que estaba desangrándose y murió tras pedir ayuda a las dos niñas.

La Audiencia Provincial de Madrid ha continuado este lunes el juicio con jurado popular a Francisco Geovanny M.C., acusado de matar a su pareja a puñaladas delante de sus dos hijas, de 8 y 10 años, el 17 de septiembre de 2019 en su portal de la calle Juan Pascual de Madrid, tras años de maltrato y de dominación que la mujer dejó de denunciar por miedo.

La Fiscalía pide para él 32 años y 9 meses de prisión por los presuntos delitos de asesinato, amenazas, violencia física o psíquica habitual y maltrato en el ámbito familiar, una pena similar a la que solicita la acusación particular que ejerce la letrada Natalia Tejera, de la asociación de mujeres juristas Themis.

Por su parte el abogado de oficio del acusado, Raúl Palomeque, pide su absolución o en su defecto eximente completa por consumo del alcohol y arrepentimiento.

Dos agentes de la Policía Nacional que llegaron a lugar del crimen han relatado al jurado que los vecinos les indicaron quién era el presunto culpable y algunos «le querían linchar», por lo que le arrestaron y le introdujeron en un coche policial.

El arrestado les dijo «he sido yo» y «ayudadla», mostrándose tranquilo y sin parecer borracho, ha detallado uno de estos agentes, contradiciendo lo que declaró el procesado al tribunal: que habló con su pareja en el portal y ya solo recuerda que él estaba junto a ella en el suelo, taponándole una herida, porque sangraba mucho.

Estos agentes vieron que víctima estaba «muy mal, con poca vida», y comenzó a ser reanimada por otros compañeros hasta que llegaron los sanitarios, mientras dos niñas gritaban desde un tercero que ayudaran a su madre.

Esta escena ha sido corroborada por otros policías, que han explicado que las niñas pedían que auxiliaran a su madre y los agentes les pidieron que se metieran para adentro y, como en ese momento no podían entrar porque la víctima estaba siendo reanimada en el portal, que se quedaran con alguna vecina.

Dos agentes que estuvieron con las dos menores en la vivienda han relatado que «estaban muy nerviosas y tenían mucho miedo» y, mientras la pequeña solo lloraba y gritaba, la mayor si contó que había visto a su padre merodear por la calle, y que avisó a su madre para que lo supiese porque «le podía hacer algo».

Luego, según contó la niña de 10 años a los agentes, ella se asomó y vio que su padre iba hacia el portal, por lo que decidió bajar junto a su hermana a recibir a su madre, pero ésta ya gritaba pidiéndoles ayuda y no pudieron hacer nada porque su padre les dijo que se fueran o les haría daño.

Este testimonio coincide con el dado por las menores en el juzgado que llevó la investigación y que fue reproducido en Sala la semana pasada.

Los policías que vieron al presunto agresor en el lugar de los hechos o en Comisaría han coincidido este lunes en que no parecía estar borracho.

Por su parte el equipo médico que atendió a la fallecida ha relatado que los policías habían empezado a hacer labores de reanimación pero no habían surtido efecto y seguía en parada cardíaca, de la que trataron de sacarla durante media hora sin éxito debido a que se desangró por varias heridas incisas en la garganta, el tórax y el abdomen.

El juicio continuará mañana martes con pruebas diferentes pruebas periciales. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here