Madrid, 27 dic (EFE).- El Ayuntamiento de Madrid recuerda este lunes que las calderas de carbón no tendrán cabida en la capital desde el 1 de enero de 2022, una medida de la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 que se recoge en la ordenanza de calidad del aire y sostenibilidad, aprobada en pleno municipal del pasado 30 de marzo.

El artículo 10 de esta ordenanza regula el uso de combustibles en instalaciones y establece en su apartado primero que, como medida para la mejora de la calidad del aire de la ciudad y por razones de eficiencia energética, no se podrán utilizar combustibles sólidos de origen fósil en las instalaciones térmicas de los edificios de la ciudad a partir del año que viene, señala el consistorio madrileño en un comunicado.

Para facilitar la transición hacia climatizaciones eficientes de bajas emisiones, el Ayuntamiento puso en marcha en 2020 la primera línea de ayudas Cambia 360 para la sustitución de calderas, que contó con una reserva de 12,5 millones de euros para renovar los sistemas de climatización.

Solo el año pasado se permitió atender la demanda de confort térmico de más de 3.100 familias y reducir su factura energética del servicio de calefacción, ya que las nuevas instalaciones consumen una cantidad de energía, al menos, un 20 % inferior.

Frente a los 12,5 millones de euros de 2020, este año la cuantía se ha incrementado hasta los 13,3 millones de euros.

En la primera convocatoria, se otorgaron 93 subvenciones y en 2021, los vecinos de la capital han solicitado 132 ayudas para que sus calderas de carbón pasen a la historia, 97 para sustituir las de gasóleo y 28 para cambiar hacia otros sistemas de climatización.

Y en 2022 estas subvenciones se mantendrán para acelerar el cambio hacia sistemas de climatización eficientes. Se contempla un presupuesto de 4,5 millones de euros para el ejercicio 2022.

La completa eliminación de las calderas de carbón y la reducción de las de gasóleo hasta la mitad en 2027, objetivo fijado en Madrid 360, rebajarán los óxidos de nitrógeno (NOx) hasta el año 2023 en 90 toneladas anuales, según los cálculos que la Universidad Politécnica de Madrid realizó para el Ayuntamiento. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here