La dirección de un centro de menores denunció la red de explotación sexual

0
97

Madrid, 3 ene (EFE).- La dirección del centro de menores de Picón del Jarama (Madrid) fue quien denunció a la Policía Nacional el entramado de la red de explotación sexual que se ha saldado con 37 detenidos y diez víctimas liberadas, de las cuales una de ellas estaba bajo el tutelaje de este centro de menores madrileño.

Así lo han indicado a Efe fuentes de la Consejería de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, que han precisado que dicha menor fue traslada a petición de las fuerzas de seguridad, a modo de primera acogida, al centro de menores de Hortaleza, ya que se encontraba en «situación de vulnerabilidad desde hacía unos meses», y después fue derivada al centro de Picón de Jarama.

Fue allí donde, según han relatado las mismas fuentes, a partir del trabajo de la red de protección, contó la trama de explotación, lo que derivó en la denuncia de la directora del centro a la Guardia Civil y desencadenó la investigación policial

Desde el Ejecutivo regional apuntan que dicha investigación permitió comprobar que al menos otras tres menores que llegaron a centros de protección de la región «por otros motivos», también habían sido explotadas por este grupo.

«La Comunidad las ha protegido en sus recursos tanto a ellas como a otras menores implicadas a requerimiento de las autoridades», han afirmado en la Consejería de Familia, Juventud y Política Social, y han subrayado que la subdirección General de Infancia y Adolescencia de la Comunidad de Madrid, la Policía Nacional y este centro colaboraron en todo momento en la investigación de la operación que se ha conocido este lunes.

Fuentes de la investigación policial indicaron a Efe que nueve de las menores estaban tuteladas en centros de la Comunidad de Madrid -algunas de ellas tuteladas en los centros de Hortaleza y Picón del Jarama- y otra en Guadalajara.

Desde la Comunidad de Madrid han asegurado a Efe que se están realizando las pesquisas pertinentes para averiguar si, en algún momento, estas menores estaban dentro de su red de protección.

La Policía Nacional reitera que investiga si hay más niñas implicadas en estas prácticas en centros de menores y sí algunos de los trabajadores conocían las circunstancias.

Entre los arrestados está un hombre, ecuatoriano de 65 años, que se encuentra en prisión acusado de matar a otro de un puñetazo el 12 de agosto de 2021 en la avenida de Monte Igueldo, en el distrito madrileño de Puente de Vallecas.

Otro de los detenidos es un cantante de rap de YouTube, conocido como Saymol Fyly, con más de 150.000 suscriptores en esta red social.

La mayoría de los integrantes de la banda son dominicanos y, tras pasar a disposición judicial, el juez decretó el ingreso en prisión de ocho de ellos.

SE FUGABAN DE LOS CENTROS

La investigación comenzó el pasado mes de abril, cuando los agentes descubrieron que una menor se fugaba con asiduidad de su lugar de residencia.

Durante sus ausencias mantenía relaciones sexuales con personas mayores de edad a cambio de dinero o de sustancias estupefacientes.

Otras compañeras de esta menor también realizaban las mismas fugas con el mismo objetivo.

Los integrantes de la banda contactaban con ellas a través de redes sociales ganándose su confianza y, posteriormente, las utilizaban para ofrecer servicios sexuales a clientes a los que suministraban sustancias estupefacientes.

En algunos casos las obligaban a distribuir ellas mismas la droga, a bordo de patinetes y, tras la entrega, eran agredidas sexualmente por los propios consumidores.

En otras ocasiones, los detenidos las trasladaban al polígono Marconi donde ofrecían a los compradores de la droga mantener relaciones sexuales con ellas.

ENCERRADA TRES DÍAS EN UN NARCOPISO

Una de las menores permaneció durante tres días encerrada en una habitación de un narcopiso del distrito de Usera, regenteado por una de las detenidas, y consiguió acudir a un estanco donde contó lo sucedido en la vivienda.

Allí el procedimiento era el mismo: cuando entraban los clientes para adquirir su dosis, la mujer les ofrecía tener sexo con la menor.

En un momento de descuido, la víctima logró zafarse y pidió ayuda en un estanco próximo, desde donde avisaron a la Policía Nacional.

Los agentes descubrieron que uno de los responsables de este entramado criminal había solicitado los servicios de una de las menores.

Reservó un vehículo con conductor para que la trasladase desde el narcopiso hasta su vivienda y, una vez allí, él y otros tres hombres abusaron sexualmente de la chica.

ZULO EN PELUQUERÍA EN VALLECAS

Tras identificar a todas las personas implicadas, tres de ellas mujeres, se desarrolló un operativo policial para su detención a finales del pasado año en el que participaron unos 150 agentes de Policía Nacional.

Entre los registros realizados en domicilios y viviendas ocupadas, destaca una peluquería de Puente de Vallecas que contaba con un zulo oculto sin iluminación y con una cama donde, al parecer, se llevaban a cabo las prácticas sexuales.

Los investigadores llegaron a este zulo gracias a que una de las víctimas realizó un croquis muy detallado, a mano alzada, con el que pudieron localizarlo.

Además, los agentes descubrieron una cámara fotográfica que está siendo analizada para comprobar si contiene material pornográfico de las menores.

La Policía se ha incautado también de sustancias estupefacientes, útiles para su venta y consumo, un arma de fuego, un machete, dinero en efectivo y diverso material informático.

A los arrestados se les acusa de los delitos de agresión sexual, prostitución de menores, tenencia de pornografía infantil, detención ilegal y delito contra salud pública. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here