EFE.- El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha defendido este jueves el derecho de los consumidores a conocer “con la mayor precisión posible” de dónde procede la carne que están consumiendo.

Tras la polémica desatada por sus declaraciones sobre las macrogranjas, Garzón se ha reunido con representantes de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y se ha comprometido a estudiar las propuestas de esta organización agraria relacionadas con el etiquetado de los productos cárnicos.

En concreto, ha destacado la importancia de que la ciudadanía cuente con las herramientas necesarias para saber diferenciar qué productos proceden de las macrogranjas y cuáles no.

En la reunión, que ha calificado de “fructífera y productiva”, el ministro ha compartido reflexiones sobre los problemas del mundo rural y, en particular, del sector ganadero.

Ha vuelto a defender la ganadería extensiva y familiar, que “genera puestos de trabajo y produce arraigo en la población”, frente al modelo de las macrogranjas, “explotaciones que es necesario frenar y limitar para proteger el planeta, el mundo rural y la ganadería”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here