Más de 200 casos de autolesiones en alumnos de instituto este curso en Madrid

0
337
Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid, Youtube

Madrid, 16 ene (EFE).- Desde el inicio de curso se han reportado más de 200 casos de autolesiones en alumnos de Secundaria, una cifra similar a todos los casos del curso pasado, según la Asociación de Directores de Institutos de Madrid (Adimad), que expresa su “preocupación” ya que los centros carecen de personal cualificado para atenderlos.

“La salud mental y emocional de los alumnos nos preocupa muchísimo. Nunca habíamos tenido tantos casos y no tenemos suficiente personal ni en cantidad ni en calidad”, según la asociación que agrupa al 85% de directores de institutos de secundaria y FP de la región.

“Nos llegan casos de chavales que se autolesionan o que están medicados y abusan de los antidepresivos que les han recetado, intentos deliberados provocados por una situación emocional muy dura. Son nuestros alumnos y tratamos de hacer lo que podemos”, añaden desde Adimad mientras piden “privacidad”.

En todo el curso pasado “hubo 200-250 protocolos de autolisis en todos los institutos de la Comunidad de Madrid. Este curso solo en el primer trimestre son más de 200, un dato bastante significativo”, continúan las mismas fuentes.

“Normalmente nos informan las familias, se ponen en contacto con el centro y nos comunican que sus hijos se han autolesionado y están en un cuadro de estrés y ansiedad muy serio”, aseveran.

“Lo que hacemos es tomar todas medidas preventivas, fijar protocolos de actuación para no dejarlos nunca solos, pero es muy complicado. Estamos hablando de alumnos que toman medicación y no podemos dejar que se automediquen. Por ejemplo, no pueden ir solos al baño”, relatan.

En general, “estamos viendo frecuentes problemas de conducta, pero pequeños. Hay más dilución porque los chicos están nerviosos. Los más graves son las depresiones y ansiedades. Están sometidos a mucha presión y les está costando volver a estar seis horas seguidas en el instituto. El curso pasado eran tres horas al día o bien un día sí otro no”.

De haberse mantenido las ratio de alumnos por aula “esto no habría pasado. La atención era más personalizada y la readaptación hubiera sido progresiva. Con 5-6 alumnos menos por clase sería suficiente, tendríamos un curso con muchísima mayor calidad”.

La pandemia les causó «una situación de shock, un drama no poder juntarse y no poder socializarse, cancelar viajes de estudio, todo ello afectó su bienestar emocional”, explican los directores.

“Sabemos que reducir ratios es la medida más efectiva. El curso pasado, aprobaron un 95% de alumnos de primero y segundo de ESO”, el mejor porcentaje de la serie histórica de Madrid.

«También pedimos psicólogos en los centros públicos, sabemos que los concertados los están contratando”, según la asociación.

LIGERA MEJORA EN URGENCIAS PSIQUIÁTRICAS

Mientras, en los hospitales infantiles las conductas autolesivas “han mejorado un poquito respecto a septiembre pasado”, pero tras las navidades “han vuelto a subir un poco. No estamos como el año pasado en cuanto a saturación en Urgencias infantiles, cuando la mayor parte de los casos eran de salud mental”, explica el jefe de Psiquiatría Infantil del 12 de Octubre, Gabriel Rubio.

“Parece que la gravedad de las tentativas y de los casos está disminuyendo un poquito”, continúa este doctor. «Pero hay que estar atentos a cuando se acerquen los exámenes”, que es cuando los alumnos empiezan a “tener más dificultades, más presión. Si ahora hay menos tentativas y menos graves, es un indicador de que están menos presionados”, concluye.

MÁS ORIENTADORES Y MENORES RATIOS

En CCOO “tenemos constancia de que ha aumentado la apertura de protocolos de suicidios. Un tercio de los casos de autolesiones se convierten en protocolos de suicidio, y luego están los trastornos alimentarios y ansiedad. El crecimiento es exponencial y urge reforzar el plan que está en marcha”, según su secretaria de Enseñanza Isabel Galvín.

“Necesitamos que todos los centros de secundaria tengan el segundo orientador y ampliar al tercero en los centros con más dificultades. También hay que generalizar la figura del profesor técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC) en todos los centros», además de reforzar el sistema de salud. «La sanidad y la educación deben colaborar para abordar esta situación”, concluye.

Desde Adimad recalcan que “solo bajando las ratio de alumnos se mejora la atención personalizada, como ocurrió el curso pasado» cuando se contrataron 10.000 interinos de refuerzo.

También critican que “en las elecciones, la presidenta Ayuso dijo que mantendría las ratio del curso anterior. Cual no fue la sorpresa cuando, después de volver a ganarlas, dijeron que empezarían a reducir ratios por  educación Infantil. Tardarán diez años en llegar a Secundaria”.

En la FAPA Giner de los Ríos “llevamos detectando, tras dos cursos en pandemia, un incremento considerable de niños y jóvenes con ansiedad, depresión, autolesiones y un aumento de intentos suicidas. Nos preocupa profundamente y más cuando vemos que aún no se está materializando en las aulas la atención que requiere nuestro alumnado”.

La figura del psicólogo en los centros, “ahora más que nunca, debería estar presente y formar parte de la comunidad educativa”, pide su presidenta Carmen Morillas.

ES UN PROBLEMA NACIONAL

Desde el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid recalcan que el aumento de conductas autolesivas es “un problema nacional. Está pasando en toda España, no solo en Madrid” y también en otros países.

“Como evidencia empírica, en base a las peticiones de consultas”, los problemas psicológicos han ido a más durante la pandemia que ha “agrietado la salud emocional” de jóvenes y adultos.

Aunque muchos desajustes emocionales “ya estaban ahí, pero no pedían ayuda, lo cierto es que ahora detectamos más, los centros educativos son más sensibles y los chicos lo cuentan más”, porque la pandemia ha contribuido a “desestigmar y visibilizar” estas situaciones.

«La pandemia ha puesto el ojo en el epicentro del problema. La salud mental lleva tiempo resquebrajada con muy pocos recursos”.

De ahí que el Colegio pida mayor presencia de la psicología en los centros de salud para “atender los casos en el momento en que surgen, antes de que todos los casos vayan a atención especializada”.

También piden incorporar la figura del psicólogo educativo, pero “el Estado tiene que cambiar las normas para que haya psicólogos en las escuelas”.

En la última ley estatal de prevención de la violencia contra la infancia, publicada en junio, el artículo 34 establece que los centros educativos “tengan protocolos para prevención de autolesiones y fija un tiempo para que las CCAA los desarrollen”.

La detección y prevención de desajustes emocionales del alumnado tiene que “ser una prioridad, y los centros deberán incorporar otros perfiles”, como el psicólogo educativo, que es distinto al psicólogo clínico, así como planes de formación del profesorado, explica el decano del Colegio, José Antonio Luengo. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here