Madrid, 15 mar (EFE).- El ministro de Universidades, Joan Subirats, se ha comprometido a trabajar con los servicios jurídicos para comprobar que las universidades privadas cumplan los estándares de calidad que se exigen al resto de universidades españolas, tras las quejas de los rectores madrileños.

El ministro ha reconocido que los rectores de las universidades públicas de la Comunidad de Madrid, con los que se reunió el pasado jueves, le trasladaron que su «enorme» preocupación e inquietud por la falta de control en la autorización de algunas universidades privadas nuevas en la región.

En su comparecencia en el Senado, el ministro ha desvelado que los comentarios de los rectores eran muy preocupantes en el sentido de que entienden que hay una «estrategia muy clara de erosionar el concepto de universidad y el de lo público» y que creen que detrás de ello hay operaciones especulativas.

En la comisión de Ciencia, Innovación y Universidades del Senado algunos grupos parlamentarios expresaran su preocupación por las autorizaciones de apertura de nuevas universidades privadas, especialmente en la Comunidad de Madrid.

El senador de Más Madrid Pablo Gómez Perpinya ha insistido en que la «falta de control» a la hora de autorizar las universidades privadas pone «en riesgo el prestigio, la calidad y el reconocimiento internacional» de las universidades en su conjunto.

En este sentido, ha recordado que hace unas semanas la Universidad Internacional de la Empresa dejó a más de un centenar de estudiantes extranjeros sin la posibilidad de un título después de haberles cobrado unos 11.000 euros de media por curso académico.

«Los bancos y los fondos de inversión hacen el negocio y, desgraciadamente, nuestro sistema en su conjunto paga las consecuencias reputacionales de tener a un centenar de alumnos latinoamericanos haciendo declaraciones en los medios del tipo: me siento estafada«, ha comentado.

El senador de ERC Josep María Reniu ha pedido un esfuerzo para resolver el tema de las holomogaciones de los estudiantes extranjeros y ha incidido también en que un mal funcionamiento de algunas universidades hace que repercuta en la calidad del sistema en su conjunto.

El senador socialista José Aurelio Aguilar también se ha pronunciado en este sentido al señalar que «fondos de inversión están encontrando en la educación superior espacios donde realizar sus inversiones, legítimas, pero buscando la rentabilidad«.

Juan María Vazquez, del PP, ha pedido que no se señale a una universidad por el hecho de ser publica o privada, sino defender un sistema sólido para que todas sean buenas y que puedan garantizar que la formación de los estudiantes sea similar.

Unas reflexiones que han llevado al ministro a subrayar que su compromiso con las universidades públicas no se puede poner en duda y a prometer que va a trabajar para ver qué se puede hacer en torno a este tema porque la preocupación va creciendo.EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here