44 detenidos en una macrorredada contra el tráfico de drogas en Cañada Real

0
350
guardias civiles
Cuerpo de la Guardia Civil. Fuente: Twitter

Madrid, 28 mar (EFE).- La Policía Nacional y la Guardia Civil, en una operación conjunta, han detenido a 44 personas y se han incautado de más de 17.500 plantas de marihuana en una macrorredada contra el tráfico de drogas en el poblado madrileño de la Cañada Real Galiana.

Según ha informado este lunes la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los veintidós registros simultáneos se llevaron a cabo el pasado 18 de marzo en una intervención en la que los agentes desmantelaron un clan que operaba en los sectores 3 y 4 de la Cañada.

A los implicados en esta organización se les atribuyen los delitos de tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas.

Tras la macrorredada, los ayuntamientos de Madrid y de Rivas Vaciamadrid ordenaron el derribo de catorce construcciones ilegales aprovechando los expedientes de demolición ya instruidos.

Durante la operación también se intervinieron 56.881 euros en efectivo, veinticuatro armas de fuego, tres vehículos y numerosa documentación de interés.

El inicio de la investigación de la Policía Nacional, concretamente de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Madrid, tuvo lugar a mediados de marzo del año pasado, cuando supieron de la proliferación de cultivos de marihuana en la Cañada Real Galiana.

Después de diversas vigilancias y seguimientos, lograron identificar a las personas que conformaban el escalón superior de un conocido clan, entre ellas su «cabecilla«.

Por parte de la Guardia Civil, en concreto de la Comandancia de Madrid, localizaron al mismo clan familiar en la Cañada en el mes de julio de 2021.

Tres meses después, se detectaron las coincidencias entre las investigaciones de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Benemérita, que había impulsado la operación Barro, y la desarrollada por la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, su operación Pipa.

Fue entonces cuando ambos cuerpos de seguridad acordaron continuar las investigaciones de forma conjunta.

La Policía y la Guardia Civil pusieron las pesquisas realizadas en conocimiento de la Fiscalía Antidroga de la Comunidad de Madrid, que abrió diligencias de investigación, las cuales fueron judicializadas.

Los agentes pudieron comprobar que el clan investigado ejercía el control de varias parcelas de la Cañada Real, todas ellas ubicadas en torno a la edificación en la que vivía su presunto «cabecilla«.

En dichas parcelas cultivaban y secaban la marihuana, mientras que encomendaban el cuidado de la sustancia a distintas personas del clan familiar.

El pasado 18 de marzo se acordó el registro de veintidós parcelas y en el dispositivo participaron numerosas unidades de la Policía Nacional y la Guardia Civil, entre ellas la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía y las unidades de perros detectores de drogas y dinero de la Benemérita.

Tras la macrorredada, técnicos de la empresa encargada del fluido eléctrico desconectaron cuatro transformadores de alta a baja tensión utilizados por algunos de los detenidos. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí